La campaña ilegal del PVEM

14 de febrero 2015.- Cada ocho minutos, en las pantallas de cada una de las 400 unidades del Metrobús de la ciudad de México aparece un anuncio ilegal del PVEM. Antes de cada película, en cada una de las 3 mil 290 salas que Cinépolis tiene en 92 ciudades de nuestro país, salen dos anuncios ilegales del PVEM. Lo mismo sucede en cada una de las 2 mil 331 salas que en 82 ciudades eslabonan la cadena Cinemex.

Cada día, en todos o casi todos los vagones que forman los 390 convoyes del Metro capitalino (321 neumáticos y 69 férreos), los usuarios miran inevitablemente por lo menos un anuncio ilegal del PVEM.

A toda hora, las personas que transitan por el DF hacen contacto visual con los anuncios del PVEM que coronan ilegalmente las casetas colocadas en esquinas estratégicas por el grupo Equal SA de CV, firma que alquila puestos de periódicos, revistas y flores en no pocas ciudades de nuestra supuesta república.

De acuerdo con datos oficiales, el Metrobús da servicio diariamente a 800 mil personas y el Metro a 5.3 millones. A lo largo de 2013, en las 596 mil 910 butacas de Cinépolis se sentaron 75 millones de espectadores, cifra que ya se había incrementado en forma notable hacia agosto de 2014 cuando empezó la campaña de propaganda ilegal del PVEM. Un gentío similar hizo lo propio en las butacas de Cinemex.

Si el ábaco no miente, en los 197 días transcurridos desde el primero de agosto hasta ayer, viernes 13 de febrero, los anuncios ilegales del PVEM han sido vistos cada ocho minutos por 157.6 millones de pasajeros del Metrobús. En el mismo lapso, han sufrido igual tormento mil 44 millones de viajeros del Metro.

Foto: Eneas/Flickr

Foto: Eneas/Flickr

Si empleamos las estadísticas del duopolio que exhibe películas y vende salchichas a precios desmedidos, en los últimos seis meses alrededor de 42 millones de personas han visto los anuncios ilegales del PVEM en Cinépolis y alrededor de 38 millones en Cinemex.

Si entre las lectoras o los lectores aquí presentes alguien se anime a procesar los datos arriba expuestos, y toma en cuenta que la tasa oficial de asistencia al cine en México es de 2.19 por ciento, Desfiladero dará a conocer cuántas veces, desde agosto hasta ayer, hemos visto los anuncios ilegales del PVEM quienes vivimos en alguna de las 92 ciudades del país donde hay salas de Cinemex y Cinépolis.

La cifra que obtengan científicamente, y que sin duda será astronómica, palidece desde ya frente a la “denuncia” que el PRD presentó no hace mucho en la Gran Comisión del Congreso. Al decir de la diputada federal mexiquense, Joaquina Navarrete Contreras, durante los tres meses finales de 2014, la campaña ilegal del PVEM tuvo “192 mil impactos”. ¿Nada más?

Según la legisladora, el PVEM pagó –sólo en ese lapso– “unos 500 millones de dólares”, a razón de “2 millones 133 mil dólares al día”, o bien, “88 mil dólares por hora”, por machacarnos su propaganda. Asombroso, ¿no es cierto? Sí, asombroso el descaro del único partido más corrupto que el PVEM, pero no tanto como el PAN o como el PRI.

El Partido Verde Ecologista de México se promocionó ilegalmente en los cines. Foto: Internet

El Partido Verde Ecologista de México se promocionó ilegalmente en los cines. Foto: Internet

Operación de Estado

Salvador García Soto –columnista de El Universal, reputado como vocero oficioso de Manlio Fabio Beltrones–, publicó el sábado pasado un dato que ya manejaba desde octubre la empresa Parametría: gracias a su campaña ilegal de anuncios, el PVEM aumentó de 4 a 10 por ciento su intención de voto en las encuestas. ¡Un avance del 150 por ciento!

Siempre según García Soto, el PRI calcula que sufrirá un desplome tremendo en los comicios del 7 de junio. Si bien le va, ganará cuando mucho cien diputaciones, pero conservará su mayoría gracias a los obtenga el PVEM y… agrego yo, a los que logre el PRD, lo cual explica la participación del regente Miguel Ángel Mancera en la movida.

¿Quién es el máximo responsable del Metro y de los anuncios que en sus vagones y andenes se multiplican? Miguel Ángel Mancera. ¿Quién es el máximo responsable del Metrobús y de la propaganda que difunden las pantallas de sus vehículos? Miguel Ángel Mancera. ¿Quién es el máximo responsable de las casetas que el grupo Equal SA de CV coloca en las calles del Distrito Federal sin pagar uso de suelo? Miguel Ángel Mancera.

Ahora bien, para quienes todavía no lo sepan, ¿quién es el dueño de Cinépolis? Un tío que responde al nombre de Alejandro Ramírez, un joven magnate michoacano de la industria de bienes raíces, que mantiene vínculos de amistad y de negocios –a través del festival de cine de Morelia– con la familia del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, quien hasta hace poco aún pertenecía al PRD.

¿Quién, por otra parte, es el propietario de Cinemex? Un sujeto llamado Germán Larrea, principal accionista del Grupo Minera México, que contamina en forma sistemática los ríos y los suelos y los bosques y los mantos freáticos de los lugares donde extrae oro, plata, cobre y carbón. ¿Qué significan las siglas PVEM? Partido Verde E-co-lo-gis-ta de México. ¿Por qué un partido ecologista se anuncia en los cines del más temible devastador del medio ambiente?

¿Por qué el Verde cuenta con el apoyo del PRI y del PRD? Las respuestas son muy sencillas: porque el PRI, el PRD y el PVEM son tentáculos del mismo pulpo, del que también forma parte el Partido Nueva Alianza, de Elba Esther Gordillo, con el que se aliará el PRD en Guerrero y en la ciudad de México, para contrarrestar con los votos charros de los maestros del SNTE la ensordecedora rechifla moral que repudia por corruptos, ladrones y vendidos a los perredistas.

3248892391_69371b856b_b

¿Qué pitos y flautas tocan, a todo esto, los peleles que fungen como “consejeros ciudadanos” del Instituto Nacional Electoral y los provectos magistrados del Trife? Lo que hagan cuando se arrodillan en la intimidad de Los Pinos, la mera verdad, a esta columna no le importa. Lo escandaloso es que su fingida impotencia ante la campaña ilegal del PVEM –apoyada por el PRI y el PRD y el gobierno– confirma que son cómplices de una operación de Estado para engendrar, de manera fraudulenta, una mayoría legislativa que impida la renuncia de Enrique Peña Nieto, así como la adopción de medidas enérgicas y urgentes para detener y revertir la desintegración de México.

¿Qué sería lo menos que podríamos esperar de las “autoridades” electorales frente al desprecio del PVEM por las leyes vigentes? Que lo expulsen de la cancha, le impidan participar en la contienda y le quiten el registro.

Si estás de acuerdo con tal propuesta ayuda a circular esta columna. A partir de hoy, en su nueva etapa, Desfiladero se publicará tres veces por semana: los martes, los jueves y los sábados. Quienes tengan información, filtraciones, sugerencias o quejas, escriban por favor a jamastu@gmail.com o sigan en tuiter la cuenta @desfiladero132 y no permitan que la desesperación los consuma.

Anuncios

8 comentarios en “La campaña ilegal del PVEM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s