Ideas zombies

17 de marzo 2015.- Vivimos sometidos por ideas zombies, le escuché decir, no hace tanto, a la doctora Alicia Puyana, integrante de la Academia de Economía de Colombia. Son ideas, dijo, que en todas las formas y maneras posibles han demostrado que no ayudan a combatir la pobreza, no aumentan la competitividad, no reducen la desigualdad social, no disminuyen la violencia, no detonan el desarrollo, no sirven para nada, en dos palabras, están muertas.

Sin embargo, como los gobiernos las aplican, los bancos las exigen, los periódicos las exaltan y los teóricos las defienden, resulta que entonces, además de muertas, están vivas. Para decirlo pronto, son ideas zombies.

Ante la furia que embarga al círculo rojo de la sociedad mexicana por el despido de Carmen Aristegui –y por círculo rojo me refiero al núcleo pensante y crítico de la población, que hoy se moviliza como puede ante el nuevo atropello de su estúpida Alteza Copetonsísima— recordé las creativas palabras de la doctora Puyana.

¿Será que también nosotros nos mantenemos fieles a nuestras propias ideas zombies?

Pensemos en quienes, con toda la pasión que extraen de sus convicciones, están llamando a no votar el próximo 7 de junio. Sus argumentos son irreprochables: no hay democracia, las autoridades electorales ofenden con su indecencia a las prostitutas, los candidatos son menos fotogénicos que sus propios excrementos, los partidos a la hora de la hora siempre se venden.

No puedo estar menos de acuerdo. Quienes no quieren votar tienen toda la razón del mundo. La pregunta es otra: ¿no votar sirvió de algo en 2006? ¿Ayudaron los que, haciéndose eco del subcomandante Marcos, no votaron porque López Obrador era “un peligro para la izquierda”?

Es claro que esta columna no es leída por los panistas, ni siquiera por los de clóset, como el diputado Fernando Belaunzarán, amigo íntimo de Antonio Solá, adaptador del eslogan de Marcos al siempre recordado “AMLO es un peligro para México”. Esta columna habla para quienes están luchando, como usted y como yo, por dejar de vivir con un dedo en el culo. El dedo de Televisa y Peña Nieto.

Cartón de la página Toluca Noticias

Cartón de la página Toluca Noticias

Puede que también seamos idólatras de ideas zombies quienes llamamos a votar sabiendo la clase de basura orgánica que es el presidente del INE, o los señores y la señora del Tribunal Electoral, o las casas encuestadoras como Mentirofsky, y peor aun, anticipando las traiciones que al llegar al Poder Legislativo cometerán inevitablemente algunos diputados que como candidatos parecían magníficos.

Todos y todas y todes y todxs tenemos razón, tanto quienes llaman a no votar como quienes votaremos. ¿Qué necesitamos para que nuestras ideas dejen de estar muertas y vivas al mismo tiempo? Me cuentan que en las zonas rurales de Guerrero, donde policías, soldados y narcos pertenecen al mismo sindicato del crimen, hay rebeldes que se desvivirán por impedir las elecciones.

¿Y si no hay elecciones quién impondrá al gobernador de Guerrero? Según la ley, que también es zombi, el gobernador de Guerrero será designado por el partido o coalición que tenga la mayoría en San Lázaro. Si no votamos, el dedazo correrá por cuenta del PRIAN Verde Perredista. Y si votamos a la mejor también. Y nada cambiará, o más bien, todo seguirá empeorando para quienes no vivimos en Guerrero.

¿Y en Guerrero? Todos los pronósticos auguran que, una vez calificada la elección federal del 7 de junio, Peña Nieto hará lo que más le gusta, después de disfrazarse de rey de baraja para ofrecer a sus hijas e hijastras en las cortes de Europa, con la esperanza de que alguna de ellas ligue un duque, un conde o un marqués de perdida.

¿Qué hará Peña Nieto en Guerrero? Desatará la represión más espantosa y aterradora que pueda. ¿Y qué harán los rebeldes que ya lo saben y la esperan con los dientes bien apretados? Nombrar a sus propias autoridades, crear sus propios municipios, vivir como los pueblos autónomos de Chiapas, o como según Luciano de Samosata vivía en el mundo de los muertos el gran Platón: “En su propia isla, gobernado por sus propias leyes?”

¿Es posible reproducir el modelo de colectividad zapatista en Guerrero? Soy la voz menos autorizada para opinar sobre el tema. Este dilema tendrán que decidirlo, en su momento, los guerrerenses. Por ahora la moneda está en el aire y la campaña de Pablo Amílcar Sandoval no escatima esfuerzos para entablar acuerdos con los rebeldes a fin de ganar el 7 de junio y establecer un gobierno cuya agenda social sea dictada por los movimientos populares.

Michoacán es carambola cantada: el PRI le dará la gubernatura al más arrastrado de sus gusanos, el diputado con cara de niño, Silvano Aureoles Conejo. Si yo viviera en esa tierra ensangrentada por Calderón y Peña en beneficio de la minería y los proyectos turísticos de los Fox (y de los Cárdenas), me abstendría en el plano estatal, sin dejar de participar en el federal, en donde las cosas están bien claras: o se vota por Morena o por nadie, porque los demás partidos son el mismo.

Insisto. ¿Cómo podemos desprendernos de nuestras ideas zombies? Quizá, no lo sé, utilizando el olfato político. ¿Tienen un minuto para hablar acerca del Partido Verde? Bueno, por si no lo sabían, el Partido Verde Ecologista de México está violando todas las reglas de equidad, que supuestamente deberían garantizar el INE y sus nalgas prontas, y las está violando con el apoyo absoluto del aparato de Estado.

alianza-pri-verde1

Se dice en todos los comederos políticos: el desplome del PRI será brutal. Peña está aterrorizado: tiene pánico de no conservar la mayoría en la Cámara de Diputados, y por eso va a hacer diputados a todos los candidatos verdes que pueda. Y lo más importante: Peña no quiere que la gente vote el 7 de junio. Mientras más gente vote ese día, más votos tendrá Morena, y en consecuencia, Morena tendrá más diputados.

Alcanza ya tales dimensiones la paranoia, que los periódicos de la derecha empiezan a llamar a Morena “el capítulo México de la revolución bolivariana”. ¿No es en verdad sospechoso que hayan organizado un México-Brasil para el mismísimo 7 de junio? No quieren que votemos. Al rato dirán que ese día habrá violencia, que mejor no salgas de tu casa. No sé, tú y yo, piénsalo. O Morena o nadie.

A partir de mañana, esta gustada y disgustada columna aparecerá en un nuevo espacio del que hablaré con insistencia a lo largo de todo el día. Mientras tanto, síganme en @Desfiladero132 por si ocupan…

Foto de ilustración: Caliopedreams/Flickr

Anuncios

Guerrero: unidad o muerte

26 de febrero 2015.- Peña Nieto no da una. Su estrategia para aniquilar a los maestros rebeldes que siguen luchando contra la reforma educativa no avanza. Al contrario. La pavorosa represión que la Policía Federal desató el martes en Acapulco lo reitera. Desgraciadamente, poca gente sabe es en qué consiste esa estrategia. Si usted, o usted, o incluso usted, quiere conocerla, pase al siguiente párrafo…

Emilio Chuayffet Chemor, hoy secretario de Educación, uno de los mayores responsables de la matanza de Acteal (Chiapas, diciembre de 1997), a finales del año pasado ordenó que los maestros de primaria opositores a la reforma de la OCDE dejaran de cobrar su sueldo. Esto ha sucedido implacablemente. ¿Para qué giró tan desalmada indicación? Para doblegarlos por hambre y comprarlos con los dineros de la campaña “México sin hambre”, que administra la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Bernalga.

¿Como trabaja este perverso mecanismo? Hay una estrecha colaboración entre Gregorio Ortega Martínez, gobernador interino de Guerrero, el asesino Chuayffet y la romántica Chayito. Al servicio de ellos, el secretario de Educación local, el perredista Salvador Martínez della Rocca, alias El Pino, se encarga de negociar con los dirigentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) para ofrecerles dinero, dividirlos y desmovilizarlos.

Cuando alguien, en esa vasta marea de líderes sindicales, se deja tentar, el que les paga es el ex comunista, ex perredista, ex funcionario del GDF y brazo derecho de Rosario Robles, Ramón Sosamontes Herreramoro. Pero ante los hechos más recientes, esta pandilla no ha comprado a nadie y por eso la lucha continúa a la alza.

Rosario Robles. Foto: Facebook

Rosario Robles. Foto: Facebook

Todos los sujetos arriba mencionados, con excepción de Chuayffet, formaron equipo cuando Robles fue jefa interina del GDF y luego presidenta del PRD y simultánemente “novia” del corruptor y narcotraficante argentino, Carlos Ahumada, a través del cual Salinas de Gortari, Diego Fernández de Cevallos y Televisa conspiraron para sacar a AMLO de las elecciones de 2006, sin salirse con la suya.

Ahora, ese equipo se ha reunificado para aplastar la insurgencia cívica de los maestros de Guerrero. Después de todo, los hombres del Peña Nieto (él sería incapaz) han restaurado el Pacto por México para concederle dos gubernaturas al PRD a cambio de su apoyo incondicional en la Cámara de Diputados en los próximos tres años.

Esas gubernaturas son las de Guerrero y Michoacán; el PRI no las quiere porque son papas ardientes. En ambas entidades, sus candidatos serán de cuarta, para que en Michoacán gane Silvano Aureoles Conejo, autor entre otras de esta frase digna del mármol de un baño público: necesitamos saber quién está filtrando la información sobre las casas de Peña Nieto, que tanto daño le ha causado al país. ¿Así o más “opositor” el futuro secretario particular de la Tuta?

Al mismo tiempo, en Guerrero, el PRI ayudará a ganar a Beatriz Mojica, la candidata del PRD. Otro de los grandes ineptos del gabinete de Peña, el hidalguense Miguel Ángel Osorio, secretario de Gobernachong, está haciendo amarres para que el Partido Nueva Alianza, de Elba Esther Gordillo, aporte a la candidatura de la señora Mojica los votos charros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), sumados a los que por debajo del agua entregarán los priístas.

094147_MORENAAmilcar2

En otras palabras, PRI, PRD y Panal darán la batalla juntos en Guerrero, para hacer frente común contra Morena y su joven candidato, Pablo Amílcar Sandoval, hijo y nieto de extraordinarios luchadores sociales que escribieron su propia leyenda en aquellas tierras. Lo escalofriante es que el bloque oficialista irá también contra los maestros rebeldes, las policías comunitarias, los opositores a la presa de La Parota y la explotación de minas de oro megatóxicas, y los familiares de miles y miles de desaparecidos más.

El primero de los retos que Morena tiene allá es obvio: convencer a los movimientos sociales para caminar unidos hacia el proceso del 7 de junio. Los maestros de la Ceteg, los estudiantes de Ayotzinapa, los comunitarios, los ambientalistas, todos coinciden en que no sólo no van a votar sino que harán hasta lo imposible para impedir las elecciones. Su ilusión es que Guerrero se quede sin autoridades constitucionales y a la orilla del abismo, para lo que venga después. Pero si lo logran, ¿qué vendría después?

Si consiguen que Guerrero no tenga un nuevo gobierno, ni un Congreso local, ni presidentes en algunos municipios, el Congreso de la Unión designará por dedazo a otro interino para que cumpla dos funciones: restablecer el orden a sangre y fuego, con balas de grueso calibre, y convocar a nuevas elecciones dentro de un año.

Existen grandes posibilidades de que ese interino sea un general de mano durísima y llegue con órdenes y ganas de reprimir así como Felipe Calderón y Genaro García Luna bañaron en sangre a la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, después de las elecciones de 2006.

Funeral del maestro Claudio Castillo Peña, el maestro de la CETEG asesinado hace unos días en un enfrentamiento con la Policía Federal. Foto: Internet

Funeral del maestro Claudio Castillo Peña, el maestro de la CETEG asesinado hace unos días en un enfrentamiento con la Policía Federal. Foto: Internet

Una represión desaforada y asesina, como la de antenoche en Acapulco, no ayudaría en nada al avance de la agenda social, que tiene entre sus objetivos más urgentes liberar a los luchadores sociales que están en las cárceles de Guerrero, encerrados injustamente como presos políticos. Este debe ser el punto de partida para el diálogo entre Amílcar y los movimientos ciudadanos.

Anteayer, durante un encuentro privado con intelectuales en Iguala, Amílcar adelantó que la agenda de las organizaciones sociales será su programa de gobierno. Entre los miembros de su equipo, uno recordó que para descubrir la auténtica verdad de lo que pasó con los 43 normalistas, la alianza de los movimientos con Morena puede abrir las puertas secretas del poder en donde está la información que secuestró Murillo Karam para encubrir a los autores intelectuales y materiales de la matanza del 26 de septiembre.

Si el PRD conserva la gubernatura de Guerrero, seguirá protegiendo a esos asesinos, y de todos modos, después las votaciones, llevará a cabo, junto con Peña, un baño de sangre contra todos los movimientos populares que están en pie de lucha. Sin embargo, quedan tres meses para que el diálogo entre los buenos de esta película de terror se inicie, camine y fructifique.

Desfiladero en su nueva época sale martes y jueves a las ocho de la noche y los sábados en la mañana. Para leerlo sigan en tuiter la cuenta @Desfiladero132 por si ocupan.

La campaña ilegal del PVEM

14 de febrero 2015.- Cada ocho minutos, en las pantallas de cada una de las 400 unidades del Metrobús de la ciudad de México aparece un anuncio ilegal del PVEM. Antes de cada película, en cada una de las 3 mil 290 salas que Cinépolis tiene en 92 ciudades de nuestro país, salen dos anuncios ilegales del PVEM. Lo mismo sucede en cada una de las 2 mil 331 salas que en 82 ciudades eslabonan la cadena Cinemex.

Cada día, en todos o casi todos los vagones que forman los 390 convoyes del Metro capitalino (321 neumáticos y 69 férreos), los usuarios miran inevitablemente por lo menos un anuncio ilegal del PVEM.

A toda hora, las personas que transitan por el DF hacen contacto visual con los anuncios del PVEM que coronan ilegalmente las casetas colocadas en esquinas estratégicas por el grupo Equal SA de CV, firma que alquila puestos de periódicos, revistas y flores en no pocas ciudades de nuestra supuesta república.

De acuerdo con datos oficiales, el Metrobús da servicio diariamente a 800 mil personas y el Metro a 5.3 millones. A lo largo de 2013, en las 596 mil 910 butacas de Cinépolis se sentaron 75 millones de espectadores, cifra que ya se había incrementado en forma notable hacia agosto de 2014 cuando empezó la campaña de propaganda ilegal del PVEM. Un gentío similar hizo lo propio en las butacas de Cinemex.

Si el ábaco no miente, en los 197 días transcurridos desde el primero de agosto hasta ayer, viernes 13 de febrero, los anuncios ilegales del PVEM han sido vistos cada ocho minutos por 157.6 millones de pasajeros del Metrobús. En el mismo lapso, han sufrido igual tormento mil 44 millones de viajeros del Metro.

Foto: Eneas/Flickr

Foto: Eneas/Flickr

Si empleamos las estadísticas del duopolio que exhibe películas y vende salchichas a precios desmedidos, en los últimos seis meses alrededor de 42 millones de personas han visto los anuncios ilegales del PVEM en Cinépolis y alrededor de 38 millones en Cinemex.

Si entre las lectoras o los lectores aquí presentes alguien se anime a procesar los datos arriba expuestos, y toma en cuenta que la tasa oficial de asistencia al cine en México es de 2.19 por ciento, Desfiladero dará a conocer cuántas veces, desde agosto hasta ayer, hemos visto los anuncios ilegales del PVEM quienes vivimos en alguna de las 92 ciudades del país donde hay salas de Cinemex y Cinépolis.

La cifra que obtengan científicamente, y que sin duda será astronómica, palidece desde ya frente a la “denuncia” que el PRD presentó no hace mucho en la Gran Comisión del Congreso. Al decir de la diputada federal mexiquense, Joaquina Navarrete Contreras, durante los tres meses finales de 2014, la campaña ilegal del PVEM tuvo “192 mil impactos”. ¿Nada más?

Según la legisladora, el PVEM pagó –sólo en ese lapso– “unos 500 millones de dólares”, a razón de “2 millones 133 mil dólares al día”, o bien, “88 mil dólares por hora”, por machacarnos su propaganda. Asombroso, ¿no es cierto? Sí, asombroso el descaro del único partido más corrupto que el PVEM, pero no tanto como el PAN o como el PRI.

El Partido Verde Ecologista de México se promocionó ilegalmente en los cines. Foto: Internet

El Partido Verde Ecologista de México se promocionó ilegalmente en los cines. Foto: Internet

Operación de Estado

Salvador García Soto –columnista de El Universal, reputado como vocero oficioso de Manlio Fabio Beltrones–, publicó el sábado pasado un dato que ya manejaba desde octubre la empresa Parametría: gracias a su campaña ilegal de anuncios, el PVEM aumentó de 4 a 10 por ciento su intención de voto en las encuestas. ¡Un avance del 150 por ciento!

Siempre según García Soto, el PRI calcula que sufrirá un desplome tremendo en los comicios del 7 de junio. Si bien le va, ganará cuando mucho cien diputaciones, pero conservará su mayoría gracias a los obtenga el PVEM y… agrego yo, a los que logre el PRD, lo cual explica la participación del regente Miguel Ángel Mancera en la movida.

¿Quién es el máximo responsable del Metro y de los anuncios que en sus vagones y andenes se multiplican? Miguel Ángel Mancera. ¿Quién es el máximo responsable del Metrobús y de la propaganda que difunden las pantallas de sus vehículos? Miguel Ángel Mancera. ¿Quién es el máximo responsable de las casetas que el grupo Equal SA de CV coloca en las calles del Distrito Federal sin pagar uso de suelo? Miguel Ángel Mancera.

Ahora bien, para quienes todavía no lo sepan, ¿quién es el dueño de Cinépolis? Un tío que responde al nombre de Alejandro Ramírez, un joven magnate michoacano de la industria de bienes raíces, que mantiene vínculos de amistad y de negocios –a través del festival de cine de Morelia– con la familia del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, quien hasta hace poco aún pertenecía al PRD.

¿Quién, por otra parte, es el propietario de Cinemex? Un sujeto llamado Germán Larrea, principal accionista del Grupo Minera México, que contamina en forma sistemática los ríos y los suelos y los bosques y los mantos freáticos de los lugares donde extrae oro, plata, cobre y carbón. ¿Qué significan las siglas PVEM? Partido Verde E-co-lo-gis-ta de México. ¿Por qué un partido ecologista se anuncia en los cines del más temible devastador del medio ambiente?

¿Por qué el Verde cuenta con el apoyo del PRI y del PRD? Las respuestas son muy sencillas: porque el PRI, el PRD y el PVEM son tentáculos del mismo pulpo, del que también forma parte el Partido Nueva Alianza, de Elba Esther Gordillo, con el que se aliará el PRD en Guerrero y en la ciudad de México, para contrarrestar con los votos charros de los maestros del SNTE la ensordecedora rechifla moral que repudia por corruptos, ladrones y vendidos a los perredistas.

3248892391_69371b856b_b

¿Qué pitos y flautas tocan, a todo esto, los peleles que fungen como “consejeros ciudadanos” del Instituto Nacional Electoral y los provectos magistrados del Trife? Lo que hagan cuando se arrodillan en la intimidad de Los Pinos, la mera verdad, a esta columna no le importa. Lo escandaloso es que su fingida impotencia ante la campaña ilegal del PVEM –apoyada por el PRI y el PRD y el gobierno– confirma que son cómplices de una operación de Estado para engendrar, de manera fraudulenta, una mayoría legislativa que impida la renuncia de Enrique Peña Nieto, así como la adopción de medidas enérgicas y urgentes para detener y revertir la desintegración de México.

¿Qué sería lo menos que podríamos esperar de las “autoridades” electorales frente al desprecio del PVEM por las leyes vigentes? Que lo expulsen de la cancha, le impidan participar en la contienda y le quiten el registro.

Si estás de acuerdo con tal propuesta ayuda a circular esta columna. A partir de hoy, en su nueva etapa, Desfiladero se publicará tres veces por semana: los martes, los jueves y los sábados. Quienes tengan información, filtraciones, sugerencias o quejas, escriban por favor a jamastu@gmail.com o sigan en tuiter la cuenta @desfiladero132 y no permitan que la desesperación los consuma.