Agua para romper las pelotas

14 de marzo 2015.- Alguno de los opinócratas ligados a la casa embrujada de Los Pinos, publicó el jueves que ante el rechazo provocado por la Ley General de Aguas, el gobierno decidió dejar su aprobación “para después de las elecciones”. Esto significa que a partir del primero de septiembre el agua será privatizada sí o sí… en los cálculos del régimen.

La banda que administra la demolición de las ruinas en que convirtió a México, tiene una deuda de gratitud con quienes, como Javier Sicilia, insisten en que nadie vote el 7 de junio. Para complacer a esa gente, lo anunciaron ayer, el mero día de los comicios habrá un partidazo de futbol: Televisa contra Tv Globo (o Brasil contra México).

Aliviados de los sustos de la semana pasada, los “consejeros ciudadanos” que dirige con imborrable sonrisa el señor de la basura orgánica, Lorenzo Córdova Vianello, han vuelto a conciliar el sueño gracias al repudio que atrajo la atención del público antes y después de la imposición de Eduardo Medina Mora como juez de la Tremenda Corte, pero también gracias también al despido de Carmen Aristegui por órdenes de Peña Nieto.

Peña Nieto y Javier Sicilia. Foto: Internet

Peña Nieto y Javier Sicilia. Foto: Internet

Las nubes negras que las ocultaron momentáneamente, de ninguna manera reducen ni disminuyen la complicidad de las “autoridades” electorales, en la estrategia golpista patrocinada por el gobierno y –valga la redundancia– Televisa, para posicionar al Partido Verde como una arrolladora fuerza emergente que le quitará votos a Morena y le dará diputados incondicionales al PRI, para garantizar la privatización del agua.

Entendámonos: el presidente puede sacar del aire a Carmen Aristegui, pero nada ni nadie sacará del aire los anuncios ilegales del Partido Verde en todas partes, ni mucho menos suspenderá el reparto de vales canjeables por medicinas que el tucán maldito sigue y seguirá llevando a cabo hasta el día de la votación.

Al PRI le falta una sola reforma “estructural” para culminar el desmantelamiento de México, y ésa es precisamente la que legalizará la privatización del agua, en función de las actividades extractivas tanto de petróleo y gas shale, como de oro y plata en las minas a cielo abierto.

Un pozo excavado en una zona como el desierto de Coahuila, donde a mil o dos mil metros de profundidad hay rocas en forma de pelotas de ping pong rellenas de gas natural, necesita entre cinco y veinte millones de litros de agua, unidos a una mezcla de productos químicos, arena y explosivos, para ocasionar una detonación subterránea que rompa esas pelotas y libere el gas que contienen.

Cada gobierno que llega parece que trae su propia caja de sorpresas. No es así. En los círculos donde viven los dueños del mundo, hace ya varias décadas se viene preparando la explotación del gas shale en México. Así lo prueba el megaproyecto hídrico llamado Monterrey VI, que fue planificado por Vicente Fox, avanzó durante la carnicería de Felipe Calderón y ahora está en manos de los contratistas de Higa.

Proyecto Monterrey VI, en el río Pánuco. Foto: elhorizonte.mx

Proyecto Monterrey VI, en el río Pánuco. Foto: elhorizonte.mx

Monterrey VI pretende desviar el curso del río Pánuco, en la Huasteca de Tamaulipas, y reconducir el agua, desafiando la ley de la gravedad, en una trayectoria ascendente, para que se derrame a menos de mil metros sobre el nivel del mar, en el valle que corona el Cerro de la Silla.

Obra disparatada y ambiciosa como pocas se han visto… en el papel…. Monterrey VI fue concebida, según Fox y sucesores, como una respuesta a la sed africana que amenaza a la capital de Nuevo León, construida que fue sobre un vergel que, a lo largo del siglo XX, desecaron los fabricantes de cerveza.

Con sus más de cuatro millones de habitantes, Monterrey desde luego necesita cubrir su creciente demanda de agua potable. Sin embargo, el objetivo verdadero del megalómano proyecto no es ése. En realidad, una vez que el agua sea utilizada por la regia mancha urbana, continuará su viaje, ahora en trayectoria descendente, hacia Coahuila.

Como en Coahuila no hay agua –y falta sobre todo en la región colindante con Texas, donde se supone que se encuentran los yacimientos más grandes de gas shale–, el proyecto Monterrey VI, pensado, insisto, en el sexenio de Fox, surtirá todos los millones de litros de h2o que requieran los pozos de fracking.

En consecuencia, la Ley General de Aguas establecerá dispositivos legales para criminalizar a los campesinos huastecos cuando les roben el río Pánuco, y sus cosechas se resignen a esperar las lluvias, y sus estómagos se desacostumbren a alimentarse con peces.

Para criminalizar de igual modo a quienes luchan desde hace años en Jalisco en contra de la presa El Zapotillo, también será aprobada la Ley General de Aguas. Y lo mismo ocurrirá con quienes se oponen a la presa de La Parota en Acapulco. Y a muchos atropellos ecocidas más.

Por la gracia de esa ley general irán presos, si tienen la fortuna de que no los desaparezcan, quienes traten de impedir que el agua destinada al ser humano sea vertida en tinas de lixiviación, y revuelta con toneladas de arsénico para generar cianuro, el veneno que separa las partículas de oro y plata de los fragmentos de rocas que antes de ser dinamitadas eran montañas.

Es la última reforma que le falta a Peña. Como se puede apreciar no es, sin embargo, enchílame otra. Es una reforma complementaria sin la cual, simplemente, no podría funcionar la reforma energética. El ejemplo de Monterrey VI y los yacimientos de gas shale en Coahuila así lo demuestra.

Sólo por lo que tiene ver con la inminente privatización del agua, las elecciones del 7 de junio son ya un plebiscito de interés universal. No votar, para después besar en señal de protesta, es votar de antemano a favor de la Ley General de Aguas. La protesta real, efectiva e irreductible que podemos emprender en forma inmediata, es la que exija y logre la descalificación del Partido Verde o la renuncia de los consejeros del INE. O ambas metas.

Acuerdo de la Conagua y el gobierno de Nuevo León. Foto: Internet

Acuerdo de la Conagua y el gobierno de Nuevo León. Foto: Internet

Nueva plataforma

A partir del próximo miércoles, 18 de marzo, el autor de esta página aparecerá en una nueva plataforma electrónica, dedicada al periodismo, la reflexión, la polémica, el humor, la poesía, la literatura, el arte. En el Desfiladero del martes 17 explicaré cómo se llega a ese sitio y, en un alarde de franqueza, revelaré su nombre.

En su nueva temporada, esta gustada y disgustada columna, que sale martes y jueves a las 8 pm y los sábados a las 9am, cuenta con un dispositivo que le permite viajar a la computadora o teléfono o tableta de quien desee recibirla gratuitamente. Para ello sólo tiene usted que localizar el rótulo “Sigue el Desfiladero por email”, anotar su dirección de correo electrónico y dar clic sobre la palabra seguir.

Para todo lo demás, estaré como siempre en Tuiter, en la cuenta @Desfiladero132, que aprovecha para dar la bienvenida a sus nuevos y numerosos seguidores.

Anuncios

Aristegui: la venganza de Peña

12 de marzo 2015.- Esta mañana, el escritor italiano y mexicano, Federico Mastrogiovanni, recibió un reconocimiento del Club de Periodistas por Ni vivos ni muertos. La desaparición forzada como estrategia de terror (para despoblar, agrego yo, las zonas donde hay gas shale, petróleo y minas de oro y plata). Dos semanas atrás, la obra lo hizo acreedor a uno de los premios anuales que otorga el PEN Club México.

Listo para ser publicado muy pronto en Italia y más adelante en Inglaterra, el libro de Mastrogiovanni ya no se consigue en nuestro país, aun cuando en Random House, su casa editora, aceptan que todavía quedan 900 ejemplares del primer tiraje y ya se tiene firmado un contrato para que sea impresa una versión corregida y aumentada. ¿Por qué desapareció del mercado?

Tal vez por la misma razón que ayer expulsó a la periodista más influyente y combativa Carmen Aristegui del programa radiofónico más escuchado del país. Como resulta más que obvio, los hermanos Vargas, concesionarios de Multivisión, se doblaron ante las presiones del gobierno federal y despidieron a la reportera que se atrevió a denunciar, junto con Proceso, las casas de Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray, en el contexto de la escandalosa corrupción que envuelve a la familia subnormal de Los Pinos.

La periodista Carmen Aristegui. Foto: Internet

La periodista Carmen Aristegui. Foto: Internet

Miguel Ángel Granados Chapa nos lo explicó muchas veces. Los que explotan una estación de radio, en AM o FM, no son propietarios del sitio que ocupan en el espacio de las ondas hertzianas; éste pertenece al Estado (o más bien a lo que de ese concepto quede en pie) y el gobierno federal puede exigir que se lo devuelvan en el momento que se le antoje.

Hombres de negocios, no periodistas, los Vargas se arrodillaron ante su Alteza Copetonsísima y echaron a la calle a Carmen Aristegui. Peña Nieto sació sus locas ansias de venganza en contra de una mujer que lo exhibió ante el mundo como una especie de Idi Amín blanco.

En cambio, de momento, se le fue vivo Marcelo Ebrard, quien en 2011, cuando aspiraba a ser presidente de la supuesta república, mandó a investigar la corrupción de señor de las mil casas, pero como no obtuvo la candidatura se guardó el expediente para épocas más propicias.

En pleno desmoronamiento de su fama pública, debido a la suspensión de la Línea 12 del Metro –hace ya un año–, y bajo el asedio del regente Miguel Ángel Mancera, Ebrard sacó de su caja fuerte el grueso folder de las casas Higa, se lo filtró a Aristegui, ésta comprobó y actualizó la información, y la publicó en su propio portal de Internet al mismo tiempo que Proceso. Después Mancera acusó a Ebrard ante Peña; Ebrard intentó refugiarse en Morena bajo el paraguas de una diputación federal, pero no fue bienvenido y ahora se guarece en Movimiento Ciudadano, el arca de Noé que regentea Dandy Delgado y a la que en breve seguramente se trepará el otro Delgado, el que se fue de viaje en el preciso instante en que con su voto hubiera impedido la imposición de Medina Mora como ministro de la Corte.

Los periodistas Julio Scherer y Vicente Leñero. Foto: Internet

Los periodistas Julio Scherer y Vicente Leñero. Foto: Internet

Medios en crisis aguda

En un país donde todo va mal y empeora cada día, ahora se sabe que Proceso navega por una situación económica alarmantemente precaria. Tras la muerte de Vicente Leñero y Julio Scherer, pilares del semanario que nació como respuesta de periodistas verdaderos al golpe que Luis Echeverría dio en 1976 al diario Excélsior –cuyos actuales propietarios, Anabel Hernández dixit, son Olegario Vázquez Raña, Marta Sahagún y el Chapo Guzmán–, la revista que dirige Rafael Rodríguez Castañeda podría encontrarse no lejos de la bancarrota.

A finales del año pasado y principios del corriente, los dueños de Reforma, a pesar de su horripilante edificio estilo Rico Mac Pato –en cuyos adentros hay una iglesia colonial que fue traída al DF, piedra por piedra, desde Monterrey– se vieron obligados a despedir a sus plumas más caras, entre otras, las de Jorge Castañeda, Julia Carabias, María Amparo Cassar y muchas más, así como al dibujante Trino, para aligerar sus gastos de nómina.

Bien conocida es ya la crisis que padece La Jornada, desde que en el primer semestre de 2012 se echó en brazos de Peña Nieto, y quedó sujeta a los dicterios de los gobernadores de Veracruz, Edomex, Chiapas, Morelos y DF, entre otros exponentes del crimen organizado.

Los medios que gozan de cabal salud financiera, ya se sabe, son las televisoras, con sus respectivas cadenas radiofónicas, y los periódicos más obsecuentes, con El Universal a la cabeza de todos ellos, y el emético (vomitivo) Milenio. Aunque el diario de Ealy Ortiz reúne un abanico de plumas de todos los colores, ahí los que llevan la voz cantante son esbirros electrónicos como Carlos Loret de Mola y Ciro Gómez Leyva, y sus epígonos, como Ricardo Alemán, que invariablemente cierra sus columnas pidiendo un refresco. Al tiempo.

Portadas de los principales diarios en México. Foto: Internet

Portadas de los principales diarios en México. Foto: Internet

Ahora, cuando la inmensa mayoría de los consumidores de noticias las obtiene en forma gratuita en Internet, y observa cómo se desarrollan en tiempo real y sin someterse a la censura, nuestros amados medios impresos, las planas de papel olorosas a tinta, son especies en vías de extinción.

Pero los periódicos –mucho más que las revistas– agonizan no sólo por culpa de las nuevas tecnologías, y de la recesión económica, sino porque estando sujetos al poder, no tienen más remedio que ofrecer “información” sesgada, a medias y tardía, que se vuelve obsoleta en cuanto sale de la imprenta. Los nuevos medios dependerán de la relación directa que establezcan con su público.

En la creación de un medio periodístico de nuevo tipo, el autor de esta gustada y disgustada columna trabaja con un grupo de profesionales en diversas ramas del oficio más hermoso del mundo, en la construcción de un proyecto que ya está casi listo para debutar en sociedad. De eso y más hablaré en mi columna de pasado mañana, que estará, como todos los sábados, disponible aquí a partir de las 9am.

Para todo lo demás sigo en @Desfiladero132 por si ocupan…

Pelotitas de golf

07 de marzo 2015.- Circula en redes un video grabado en el encuentro que Peña sostuvo con la prensa en Londres. Ya sin el disfraz de príncipe del Gran Teatro de Cachirulo que se puso en Buckingham para pedir limosna, vestido sólo de traje y corbata, muy tenso, con la cabeza inclinada como un perico dentro de una jaula, oyó atónito la pregunta en inglés que le hacía una reportera sobre lo que podía esperarse de los mercados emergentes.

En cuanto la dama guardó silencio, Peña descubrió que tenía el audífono en la mano y no en la oreja. No había entendido media palabra. Pero con esa sonrisa de muñeco de aparador, tan suya, pidió que le “volvieran a repetir la pregunta”, cosa que la periodista no había hecho: sólo había formulado la cuestión una vez.

Así, cuando la pobre colega británica accedió a complacerlo, Peña atinó al fin a meterse el adminículo en el oído. Y una vez que la intérprete simultánea le explicó, a través del apuntador, qué era lo que deseaba saber la reportera, el presidente de nuestra supuesta república farfulló.

“Bueno, me lleva su pregunta… Es de carácter… No sé si la hayan entendido aquí los demás… Es una pregunta de carácter financiero y técnico… Yo tendría primero una respuesta de orden… general… en esta materia que tiene que ver con los mercados financieros, que tiene que ver con el tipo de cambio, que tiene que ver con la política monetaria que… de la que se ocupan fundamentalmente los bancos centrales…

“Son temas en los que el presidente… y perdonando a tu servidor… no va a opinar… Porque son temas que tienen su propia regulación… Yo creo que lo que a la pregunta que usted ha hecho… me parece que… Estoy diciendo que no voy a opinar y empiezo a opinar…”

Aquí, Peña suelta una carcajada y, con su contagiosa simpatía, logra que se rían los miembros de su equipo. Nadie más. Acto seguido, confiesa:

“Prefiero no tener opinión y… simplemente creo que estas señales, las definiciones que están tomando los bancos centrales sobre ese tema… eh… me parece que son señales de una lenta pero afortunada recuperación económica que empieza a observarse en los Estados Unidos y que eso evidentemente traerá beneficios también para el desempeño que tenga la economía de nuestro país”.

Ayer el peso cayó a 15.72 ante el dólar. De acuerdo con Enrique Galván Ochoa, esta es la cotización más baja de nuestra historia. Si recordamos que en 1992, Salinas de Gortari le quitó tres ceros, cuando la paridad estaba ya en 3 mil por dólar, y si no hemos olvidado que esa decisión se tomó para que el dinero tuviese un manejo más práctico, la verdad es que esos tres ceros nunca han dejado de existir.

Hoy, por lo mismo, un dólar vale realmente 15 mil 720 pesos mexicanos. Esta es una muy buena noticia para las familias que reciben dólares de sus parientes que viven en Estados Unidos. Y para las empresas mexicanas que venden sus productos allá. Pero el mecanismo de la bomba de tiempo sigue caminando hacia la hora inevitable en que se producirá la explosión y las reservas del Banco de México –el “banco central”– volarán en pedazos. ¿Por qué?

Peña Nieto y Putin

Peña no es Putin

A principios de este año, el nuevo zar de todas las Rusias, Vladimir Vladimirovich Putin, uno de los políticos más desalmados del mundo –casi casi como Felipe Calderón o Murillo Karam– y sin duda uno de los más astutos, hundió artificialmente el rublo para que perdiera 70 por ciento de su valor ante el dólar.

Los especuladores de Estados Unidos y Europa que eran prácticamente dueños de las empresas petroleras rusas, empezaron a rematar sus acciones antes de que el papel en que estaban impresas valiera menos que las cantidades que amparaban. Como un mago en la mesa de pókar, Putin las compró en centavos, hasta que recuperó a través de esos títulos 30 mil millones de barriles de petróleo.

Consumada la operación, Putin volvió a subir el rublo hasta su paridad anterior y fortaleció la economía rusa de un solo golpe. El presidente de México, huelga decirlo, no tiene ni el 5 por ciento del coeficiente intelectual de Vladimir Vladimirovich. No sabe nada de economía y su secretario de Hacienda ignora el ABC de la política.

¿A quién, a menos de tres meses de las elecciones, se le ocurre decir que habrá más recortes al gasto público, más despidos, más pobreza y, como consecuencia lógica de todo ello, más violencia? Sólo a un retrasado mental como Luis Videgaray, que a lo largo de este catastrófico bienio no ha hecho nada, pero lo que se llama nada, en beneficio de nada, excepto de él y de sus cómplices.

10339748_971638506184379_889113391875942786_n

En Veracruz, estado líder en desvío de recursos públicos, el gobierno de Duarte de Ochoa enfrenta cada quincena mayores dificultades para pagar las pensiones de los jubilados. Si esta desventura se extiende a otros estados de lo que hasta hace no mucho era nuestro país, porque el banco central sólo utiliza las reservas internacionales para que los dueños de todo sigan exportando dólares a sus cuentas en el extranjero, llegará el indeseable pero quizá no lejano momento en que millones de jubilados, pobres de por sí, caerán en la miseria.

Pemex está produciendo dos millones 200 mil barriles al día, que es más o menos lo que consume el país. Ergo, ya no exporta casi nada y, al contrario, ahora importa 100 mil barriles diarios de Estados Unidos, que ahora cuenta con las reservas de crudo más grandes de todos los tiempos, lo que sólo significa que el petróleo seguirá baratísimo en los próximos años.

México es ya sólo una pelotita de golf que recibe golpe tras golpe y cae de hoyo en hoyo. ¿Por qué acudo a esta metáfora? Porque las pelotas de golf están rellenas de ligas. Y después de oírlo hablar de altas finanzas en Londres, no creo que el cerebro de Peña Nieto contenga otra sustancia que ligas, tantas ligas como las que hay en el cráneo de Videgaray, de Osorio Chong, de Chuayffet, de Rosario Robles, de Pedro Joaquín y demás bandidos repletos de ligas con el crimen organizado.

Ante esto, la campaña ilegal del Verde continúa a tambor batiente, respaldada por Los Pinos, en plan francamente golpista y adquiriendo un tono más agresivo. Del desprecio descarado por la ley y las “autoridades” electorales, el tucán asesino acaba de emprender una guerra sucia contra Morena, acusando a AMLO de pertenecer a la mafia. Todo se entiende cada día con mayor claridad.

10407921_10153743389869782_3603892747539339824_n

Morena puede arrasar el 7 de junio. Es más, debe arrasar el 7 de junio. Nada justifica que nadie con dos gramos de decencia vote por cualquier otro partido, máxime cuando todos son el PRI, con distintas banderas, caretas y caritas. La derecha va a recurrir a todo. Marcos saldrá en mayo a promover el abstencionismo. Javier Sicilia no hace otra cosa. Los únicos que tienen el derecho –pero no la razón– de llamar a no votar son los que están dispuestos a levantarse en armas en Guerrero.

El dilema no es votar o no votar. El dilema es votar por Morena o irse al monte. En su nueva temporada esta columna sale martes y jueves a las 8pm y los sábados a las 8 am.

Para todo lo demás estoy en @Desfiladero132 por si ocupan…

El dedo en el culo

05 de marzo 2015.- Por extraño que parezca, un chiste malo y mal contado fue el preludio de la rebelión que en 2001 detonó un cambio profundo en Argentina. ¿Pasará lo mismo aquí? Empecemos por el chiste.

Un hombre va a ver al proctólogo –médico especialista en enfermedades del ano– y se agacha para que éste lo examine. El doctor le introduce un dedo en el conducto rectal y le dice: necesito una segunda opinión. Entonces le mete otro dedo. Fin.

José Pablo Feinman publicó esto el uno de diciembre de 2001, en Buenos Aires, para criticar a la clase media argentina que estaba indignada por las manifestaciones de los inconformes, como ahora lo está la nuestra, la mexicana, “la que protesta contra los que protestan”.

El “argentinmedio” –escribió– se enoja con la protesta de los inconformes porque le estorba. Y dio ejemplos que traslado al DF. Otra vez no se puede pasar por Reforma. El centro es un desmadre. Están marchando los sindicatos, o los maestros, o los jubilados, o los estudiantes, “quienes, recordemos, tienen que estudiar y dejarse de joder”.

6C368ABF8 (1)

Hoy, adaptando las palabras de Feinman, el clasemediero mexicano “protesta contra los que protestan contra un modelo de vida que fatalmente habrá de devorarlo con tanta impiedad como ya devoró al que se quedó sin trabajo, o al mendigo al que le niega una limosna o se la entrega con desdén”.

Dos semanas después de la aparición de “El dedo en el culo” (Página12, 1/XII/01) la clase media argentina descubrió que no podía sacar dinero del cajero automático y tampoco de los bancos, porque el Peña Nieto de allá y el Videgaray de allá y los Slims, Bailleres, Azcárragas y Salinas Pliego de allá habían trasladado todo el dinero de Argentina a paraísos fiscales en distintas partes del mundo.

Y entonces, quienes vivían felices con un dedo en el culo, salieron a las calles, tumbaron a cinco presidentes de la república en una semana (De la Rua, Rodríguez Saá y tres más), hasta que el sexto (Duhalde) convocó a elecciones y ganó Kirchner.

¿Qué hizo Kirchner? En cuanto llegó a la residencia oficial de Olivos (Los Pinos de allá), escribió un cheque y pagó íntegra la deuda de Argentina con el FMI. Pero cuando el FMI preguntó: “¿y los intereses, che?”, obtuvo la siguiente respuesta: “Los intereses, y los intereses de los intereses, te los metés en el culo”.

10835465_10153083965209337_8212021427428636090_o

Príncipe y mendigo

Peña Nieto vendió Pemex con el apoyo del PAN, y como Pemex aportaba 40 centavos de cada peso que gastaba el gobierno, para tapar ese hoyo, Videgaray subió los impuestos, con el apoyo del PRD, y contrató deuda pública con tal éxito que ésta aumenta hoy por hoy dos mil millones de pesos cada día.

La aplicación del IVA en los estados fronterizos –los más castigados por la violencia estructural que implantaron Fox y Felipe Calderón– agravó la situación de miles de empresarios y millones de trabajadores, pero debido a la inseguridad, la pobreza y la expansión de cadenas como Soriana y Oxxo, acaban de quebrar 30 mil tienditas en el centro del país, mientras los secuestros, los asesinatos y las mutilaciones siguen y siguen en todas partes.

Ayer el PRI cumplió 86 años pero no lo recordó nadie. Peña Nieto, por ejemplo, estaba en Londres y tuvo que disfrazarse de príncipe del Gran Teatro de Cachirulo, para pedir un préstamo de mil millones de dólares mientras a la reina Isabel le mostraba la silla de montar que en su momento le dejó Luis Echeverría en prenda por otro sablazo.

Celebración de los 86 años del PRI. Foto: Facebook

Celebración de los 86 años del PRI. Foto: Facebook

Entre tanto, como jefe de la campaña electoral del PRI, Videgaray anunció nuevas decenas de miles de despidos. Y pese a que estamos apenas en marzo de 2015, predijo “severos recortes” al gasto público de 2016, lo que entre líneas significa más impuestos y el esperado retorno de los gasolinazos mensuales.

Pero seamos optimistas: los despidos, los recortes, la miseria, la matanza cotidiana, todo lo malo que padecemos y seguirá empeorando, son promesa que Peña Nieto cumplirá, ya sin necesidad de firmarlas ante notario, una vez que el renovado partido único del régimen gane de calle las elecciones del siete de junio, gracias en buena medida al abstencionismo.

Perdón si me repito: durante 70 años, México tuvo con el PRI un régimen de partido único (igual que la URSS, China o Cuba), pero disfrazado de “democracia burguesa” gracias a la “oposición” de tres partidos paleros: PAN, PPS y PARM. El PRI de antes estaba divido en tres sectores: Obrero, Campesino y Popular.

Después de los dos sexenios en que el país fue destruido por el PAN, bajo las órdenes del PRI y con el respaldo del PRD, el régimen de partido único ha vuelto a constituirse. Pero si antes el partido único tenía tres sectores, hoy tiene siete: PRI, PAN, PRD, Verde, PT, Movimiento Ciudadano y Panal.

El único partido opositor real, y contra el cual apuntan sus baterías el “gobierno”, las “instituciones”, las televisoras, los medios escritos, las estaciones de radio y los intelectuales orgánicos, es Morena. ¿Por qué le dedican tantas horas-odio al día? Quizá para que no le hagan caso millones de hombres y mujeres pobres que viven, como usted y como yo, con un dedo metido en el culo, pero a diferencia de usted y yo, no hacen nada para sacárselo.

10998901_10153096373842905_7064672639244066180_o

Para ser francos, desde agosto a la fecha, vivimos en realidad con dos dedos en el culo. El segundo nos lo metieron el Partido Verde, el Instituto de la Nulidad Electoral (INE) y el Tribunal Electoral de las Placenteras y Jariosas Felaciones (TEPJF) al servicio de Peña Nieto.

Luego de padecer una prolongada impotencia frente al despotismo del tucán verde y sus anuncios ilegales, el INE le impuso una multa de 35.7 millones de pesos. Media hora después, el TEPJF la anuló y dio al Verde un plazo de 48 horas para que retirara toda su propaganda. El Verde volvió a desacatar la orden y el plazo venció hoy. Falta un mes para que empiecen las campañas. ¿Cuántos dedos más nos meterán de aquí a entonces?

En su nueva temporada esta columna sale martes y jueves a las 8pm hora DF y los sábados a las 8am. Para todo lo demás estoy en @Desfiladero132 por si ocupan…

¿Quién tumbó a Murillo Karam?

27 de febrero 2015.- Jesús Murillo Karam se sentía más fuerte que nunca. Y de repente se desplomó. Alguien filtró dos fotografías –una de las cuales captó a 25 de los 43 normalistas en la clínica “Cristina” de Iguala– tomadas la noche del 26 de septiembre por miembros del ejército, y los acompañó con varios reportes dirigidos al jefe militar de aquella ciudad, sobre la situación de los jóvenes que posteriormente desaparecieron.

En todas partes, Murillo Karam dijo, insistió y mantuvo que el ejército no salió de su cuartel esa noche. Incluso alardeó, en una especie de brote psicótico: “Y qué bueno que no salió. ¡Imagínense a quién hubiera apoyado!”. ¿Hablaba de un ejército enemigo, invasor, extranjero?

Durante sus dos inolvidables conferencias de prensa –la del #YaMeCansé el 7 de noviembre y la de la #VerdadHistórica el 27 de enero– siguió negando la intervención del ejército en los acontecimientos de esa noche, pero en su segunda reunión con los periodistas, afirmó que los 43 muchachos fueron llevados al basurero de Cocula en un camioncito de tres toneladas y media, a donde 15 de ellos, según él, llegaron muertos.

Normalistas-2

Si en la foto salen 25 normalistas dentro de la clínica, ¿dónde estaban los otros 18 del grupo de los 43? Sólo quienes los desaparecieron lo saben. La pregunta hoy por hoy es quién filtró las fotos y el parte militar que tumbaron al dueño la “verdad histórica” más falsa del mercado negro.

Una de las probables grietas por las cuales gotearon las fotografías, para que cayeran en manos de ciertos periodistas, uno de los cuales fue censurado escandalosamente, está en la cúpula del PRI. No en la oficina de César Camacho Quiroz, todavía presidente de ese partido, sino más arriba.

Hoy, el PRI definirá los nombres de sus candidatos pa las elecciones del 7 de junio. Si entre los ungidos (y urgidos) aparece Camacho Quiroz, todos y todas y todes y todxs preguntaremos: ¿quién será el nuevo presidente del PRI? Y a la vez adivinaremos que Camacho Quiroz, amante de la calumnia y de la intriga, pero de pocas luces y cortos alcances, sustituirá a Manlio Fabio Beltrones como coordinador de la bancada priísta en el segundo tramo del sexenio.

10911400_10155059010560408_4339738599106099529_o

¿Y Beltrones? ¿A dónde se irá Beltrones cuando salga de San Lázaro? Es bien sabido que no ha cesado de trabajar para que Peña lo ponga al frente del PRI. Sin embargo, los barones del Atlacomulco, terroristas del Estado Islámico, perdón, del estado de México (chiste robado a monero Patricio) se oponen de la manera más férrea.

Ayer en la madrugada –mientras se esparcían las noticias sobre Murillo Karam y los rumores sobre la renuncia de Osorio Chong, que según esto no aceptó Peña Nieto– en Tijuana murió el delegado del IMSS, Roberto Alcides Beltrones Rivera, hermano de Manlio Fabio. Por tal motivo, el líder de la cámara baja voló a esa frontera para asistir a los funerales, y tal vez hoy, mientras la cúpula del PRI sesiona, estará muy lejos del Distrito Federal barajando las opciones que le pueda ofrecer el futuro, y con esta expresión me refiero al futuro ex presidente de nuestra supuesta república.

10473784_10153109722181506_4182402875620866413_o

La otra grieta

La súbita caída de Murillo, en el marco de la disputa por el control del PRI, agravó la crisis política detonada por la más que sospechosa terquedad del Verde Ecologista y la descarada pachorra de los ninis del INE, encabezados formalmente por Lorenzo Córdova, y dizque sometidos por Marco Antonio Baños, dentro de un juego de simulaciones que prefigura desde ya un nuevo fraude y pone en riesgo la celebración de los comicios.

Es obvio que la campaña ilegal del PVEM –apoyada por los medios, el regente Mancera y el Señor de las Mil Casas–, que el INE toleró desde agosto hasta que se descubrió el pastel, ya dio a los engañabobos de las encuestas la oportunidad de reportar un “asombroso” crecimiento de 150 por ciento (de 4 a 10) en la intención de voto a favor del Verde; está reforzando la náusea que la gente siente por la cosa electoral y pretende fomentar el abstencionismo, que mientras mayor sea favorecerá más y más al PRI-PAN-PRD-Panal-PT-MC y perjudicará a Morena.

A contribuir que las elecciones de junio sean un desastre y se agudice la descomposición social, también se han dedicado los señores y la señora del Tribunal Electoral, que luego de dos años de papar moscas, resolvieron que comprar cinco millones de votos con dinero del crimen organizado es la cosa más decente del mundo.

Así, con “autoridades” electorales extraviadas, la economía rota, los precios a la alza, la violencia fuera de control, la represión política en su máximo esplendor, la censura en los periódicos encadenados a la corrupción y un descontento popular inmenso, el país está en riesgo de presenciar y padecer una guerra dentro del gobierno, en la que a la mejor se acabarán disparando todos contra todos.

La próxima procuradora General de la República, Arelí Gómez González.

La próxima procuradora General de la República, Arely Gómez González.

En medio de este vacío de poder, repudiado por el Papa, escarnecido por Hollywood, condenado por los miembros del Parlamento Europeo que se burlaron de la “verdad histórica” y por el relator de la ONU en materia de derechos humanos, el gobierno de Peña, integrado por un equipo de incompetentes que sólo generan y agravan problemas, le entregó la PGR a Televisa.

¿Fue una decisión repentina? ¿Ya se tenía preparado el relevo del que pasará a la historia por su cinismo y su cansancio? ¿O debemos pensar mal y tomar en consideración que la grieta por la cual se filtraron el parte militar y las fotos de los normalistas, en realidad no está en el despacho de Beltrones sino en el de Emilio Azcárraga?

Como quiera que sea, la nueva procuradora es ya una estrella más del Canal de las Estrellas y debutó ayer con una obra de microteatro, escenificando el proceso entrega-recepción de la Tuta, otro capo que se jubila después de dejar el negocio en manos de los grupos que esperan a su próximo mandatario o más bien mandadero: el perredista Silvano Aureoles Conejo, que será gobernador de Michoacán, por la gracia de los acuerdos que tejió Beltrones con el PRD, y que aceptaron, encantados de la vida, Osorio Chong y los caciques de Morelia.

En su nueva temporada, esta columna aparece en tuiter martes y jueves a las 8 de la noche y los sábados, como siempre, en la mañana. Para todo lo demás está la cuenta @Desfiladero132 por si ocupan…

¿Ya vienen los cascos azules?

24 de febrero 2015.- Confieso que he vivido, el pasado fin de semana, con el corazón en la garganta, y dormido con pesadillas, y despertado empapado en sudor. Temía que el esfuerzo de los años recientes por construir una opción verdadera dentro del corrupto sistema de partidos políticos, iba a frustrarse cuando Morena definiera sus candidaturas para las elecciones federales del 7 de junio.

Ocurrió felizmente lo contrario. Combinando distintos métodos, el partido Movimiento Regeneración Nacional integró sus listas de aspirantes a cargos de elección popular en el marco de un contexto en que ganadores y perdedores quedaron contentos, cerraron filas y están listos para dar la batalla en un clima de unidad, alentados por las enormes simpatías que está generando esta nueva fuerza política. Pero qué cerquita pasó la bala…

Desde las cloacas del poder –el PRI, Los Pinos, la Secretaría de Gobernación, el PRD, el Pacto por México– se había puesto en marcha un mecanismo para obligar a Morena a brindarle refugio, en sus listas, a un político ladrón, autoritario y sin escrúpulos, al que Peña desea encarcelar para vengarse por el escándalo de clase mundial que produjo la revelación de sus casas Higa.

Cuando todo sugería que ese político iba a obtener inmunidad, a partir del momento en que el voto de los más pobres, comprado con despensas, ladrillos, cemento y dinero, le permitiera sentarse en una curul de San Lázaro los próximos tres años, bastó una orden de Manlio Fabio Beltrones para que el PRD le dijera que siempre no.

“Las puertas de Morena están abiertas”, dijo entonces en público el máximo dirigente de Morena, que en privado confesó contrito: “es muy difícil no ser generoso con alguien al que persigue la jauría”. Otros replicamos: “Si ese señor entra a Morena, Morena se pudre y nacerá muerta”.

Y con esa certeza y tamaña angustia corrieron para mí las vísperas de la asamblea nacional de Morena que culminó ayer con un éxito rotundo. “No tuvimos acercamiento con Ebrard, no será nuestro candidato”, reveló anoche Martí Batres. Por lo mismo, el creador de monstruos como Ángel Aguirre y Rafael Moreno Valle en alianza con el PAN se esconderá en el partido de Dandy Delgado para evadir a los perros.

Marcelo Ebrard en conferencia de prensa en septiembre del año pasado. Foto: Facebook de Marcelo Ebrard

Marcelo Ebrard en conferencia de prensa en septiembre del año pasado. Foto: Facebook de Marcelo Ebrard

Décadas atrás, bajo la óptica de un riguroso análisis marxista, el conflicto provocado por las filtraciones de Ebrard y la venganza anhelada por Peña, habría merecido la etiqueta de “pugnas interburguesas” y alguien como yo habría recomendado al Politburó “aprovecharlas para que avance la clase obrera mientras los enemigos del proletariado se destruyen”.

Hoy en día, los partidos que se reclaman de izquierda ya no usan las herramientas del materialismo histórico para interpretar la realidad, y la clase obrera a su vez ya no existe. No hay un solo sindicato que no esté carcomido por la corrupción, las fábricas volvieron a ser talleres medievales y de la conciencia proletaria entendida como proyecto de las fuerzas productivas para apropiarse de los medios de producción, ya nadie se acuerda.

Los países del sur de América donde gobierna la izquierda –con la clara excepción de Bolivia– son “post-neo-liberales”, y algunos de ellos, como Chile y Brasil, ni siquiera. Sin embargo, tienen todavía la enorme fortuna de ser países, no simples e inmensos panteones, ni territorios devastados por las petroleras, las mineras y el narcotráfico, entre cuyas vetas de oro, plata, carbón, cobre, zinc, uranio y capas de lutitas hay decenas o centenas de miles de cadáveres extraviados, mutilados o disueltos en ácidos, porque si durante la primera generación de reformas emprendidas por De la Madrid, Salinas y Zedillo de lo que se trataba era de privatizarlo todo, en la etapa actual, Fox, Calderón y Peña cumplen la horrorosa tarea de despoblar los campos donde hay recursos que no son comestibles.

Felipe Calderón. Foto: Internet

Felipe Calderón. Foto: Internet

Si De la Madrid quitó los tornillos y las tuercas de las empresas que pertenecían a la nación, para que Salinas y Zedillo las arrancaran de cuajo y las vendieran, Fox reventó los yacimientos petroleros de Campeche y los desecó, robándose las mayores utilidades que Pemex ha generado en su historia. Por su parte, Calderón sacó a remate la industria que desde los años setenta aporta 40 centavos de cada peso que gasta el gobierno y Peña consumó la subasta con los resultados ahora por todos conocidos: el petróleo se devaluó, la deuda crece dos mil millones de pesos al día y México produce dos millones doscientos mil barriles de crudo diarios e importa cien mil más.

México ha dejado de ser viable económica, política y socialmente. Desapareció el Estado, se desbarató el gobierno, los tres poderes de la supuesta república son el mismo nido de cucarachas, las fuerzas armadas se convirtieron en una extensión de las corporaciones policiacas y toda persona, no importa su edad o lugar de residencia, puede desaparecer a la vuelta de la esquina.

Y sin embargo nada de esto es nuevo. En La Haya sigue viva una denuncia contra Calderón por el imprescriptible delito de genocidio, que ya debería de haberse hecho extensiva a Peña. El Papa ha alzado la voz para exhortar a la cristiandad a evitar la “mexicanización”, el ala progresista de Hollywood aprovecha la fiesta de los Óscares para golpear a Obama rindiendo homenaje al valiente Snowden asilado en Rusia, pero también para denunciar la notoria incompetencia de Peña, en tanto los eurodiputados que vinieron a preguntar qué pasó realmente con los 43 normalistas, incineraron las ridículas invenciones de Murillo Karam, encubridor y cómplice de los autores intelectuales y materiales de la matanza, que tarde o temprano se verá obligado a pasar el resto de sus días en la cárcel.

Soldados de la ONU en Haití. Foto: Internet

Soldados de la ONU en Haití. Foto: Internet

Qué bueno que la solidaridad internacional se exprese ahora con tanto ímpetu. Qué peligroso que, por lo mismo, la ONU esté quizá pensando en invadirnos con cascos azules (que por otra parte ya deberían estar en Tamaulipas y Guerrero). Qué fortuna tenemos de que, pese a todo, el pueblo más golpeado ahora ponga buena cara cuando se le menciona la existencia de Morena y cada vez quede más claro que el 7 de junio la única opción consistirá en votar y llamar a votar por Morena o hacer campaña a favor del abstencionismo, cuyos principales promotores son los niños verdes del INE, los magnates que guardan 417 mil millones de dólares en el extranjero y los movimientos populares que, a su vez, creen que la única salida posible es la guerra civil.

En su nueva época, esta columna sale martes y jueves a las 8 de la noche y los sábados a las nueve de la mañana a través de @Desfiladero132 y el blog desfiladero132.wordpress.com

Por qué Ebrard no

17 de febrero 2015.- A Enrique Peña Nieto le contaron que el verdadero autor de la investigación sobre las casas que le regaló el Grupo Higa fue Marcelo Ebrard. Es más: le dijeron que Ebrard comenzó a recabar información para destruirlo políticamente cuando ambos todavía eran precandidatos a la Presidencia en 2011. Es más: le aseguraron que Marcelo se guardó lo que había averiguado cuando Andrés Manuel López Obrador le ganó la candidatura del PRD, pero siguió recabando datos para usarlos cuando le resultaran de mayor provecho.

Cuando la mayor parte de la línea 12 del Metro fue paralizada a causa de una serie de errores de planeación y construcción, Ebrard quedó, a los ojos del público, expuesto como presunto responsable de un fraude valuado en más de 45 mil millones de pesos, que hoy lo tiene a las puertas de la cárcel.

El escándalo de las casas Higa, que exhibió a Peña Nieto como un corrupto de clase mundial, estalló poco después de la matanza de estudiantes normalistas en Iguala, y poco antes de que el esposo de la Gaviota viajara a China y Australia. Por eso, al volver de aquel paseo, preguntó en un discurso temblando de ira quién le había dado tan duro sopapo. Y quien lo sacó de dudas fue el regente Miguel Ángel Mancera Espinosa.

Fue Ebrard, le dijo el perro guardián del Zócalo, y abundó: Ebrard le pasó la info a Carmen Aristegui y la periodista de CNN y Multivisión, después de confirmarla, pidió y logró el apoyo de Proceso para que el demoledor reportaje apareciera simultáneamente en esa revista y en el portal #Aristeguionline.

Ahora Marcelo Ebrard está en la mira de Peña Nieto y la persecución en su contra ya se ha desatado. En las últimas dos semanas creyó que se pondría a salvo por medio de una diputación federal, pero anteayer, domingo, su proyecto se vino abajo. Carlos Navarrete, empleado de Los Pinos, recibió instrucciones precisas y las obedeció sin chistar: Ebrard no será diputado del PRD, y si no logra que otro partido lo cobije, lo más seguro, como escribió ayer Enrique Galván Ochoa, es que sus problemas con el Metro lo lleven a “una estación cercana a un Cefereso”, o Centro Federal de Rehabilitación Social.

Marcelo Ebrard. Foto: Facebook

Marcelo Ebrard. Foto: Facebook

Delincuente de altos vuelos

Desde el centro de mando de la Secretaría de Seguridad Pública del GDF, la mañana del primero de diciembre de 2012, Marcelo Ebrard dirigió personalmente la represión contra los manifestantes que se oponían a la toma de posesión de Peña Nieto. Ello lo hace responsable de la muerte del profesor Francisco Kuy Kendall, que empezó a perder la vida cuando una bala de goma disparada por la policía le partió el cráneo y lo mantuvo meses en estado vegetativo hasta que dejó de latirle el corazón.

Ebrard impuso a la mayor parte de los miembros del gabinete de Mancera, a quien tuvo atado de manos hasta que surgió el asunto de la línea 12 del Metro y entonces, todavía, trató de culparlo por los “errores” que él mismo cometió por megalómano –al incorporar trenes de ruedas de fierro a una red exclusivamente de trenes neumáticos, para marcar la diferencia–, y por corrupto: los números que han salido a flote hablan de un gasto de 45 mil millones de pesos que, básicamente, no sirvió para nada.

Durante el sexenio de Ebrard, los chilangos vivimos en una ciudad bombardeada, con avenidas rotas durante meses y meses, y calles cerradas a toda hora y en forma intempestiva, sin la menor consideración para automovilistas y peatones. Defensor y garante de los derechos de las minorías ante las cámaras y micrófonos de la sociedad civil progresista –las libertades que hoy gozan las parejas homosexuales modificaron para siempre la vida colectiva del DF–, fue a la vez un represor implacable en las oscuras colonias donde viven los pobres, muchos de los cuales aún están en la cárcel injustamente.

Su política de mano durísima –aplicada por el káiser Manuel Mondragón y Kalb– destruyó los equilibrios políticos entre las fuerzas tradicionales que dominaban los mercados de la prostitución y el narcomenudeo, y al acabar con ellos –como bien lo explica la ONG Brigada Callejera–, creó vacíos de poder que ahora ocupan los cárteles de los estados aledaños al DF, como La Familia Michoacana, que ya cobra derecho de piso, por ejemplo, en el corredor Roma-Condesa.

Marcelo Ebrard. Foto: Facebook

Marcelo Ebrard. Foto: Facebook

A Ebrard no le importó que el partido de Felipe Calderón hubiese ocasionado la muerte de un número indeterminado de personas –¿100 mil, 200 mil, 500 mil?– en la dizque guerra “contra” el narcotráfico, o la desaparición forzada de decenas de miles más, o la tragedia de la guardería ABC, o tantos otros crímenes que permanecen impunes. Sin escrúpulo alguno, Marcelo Ebrard forjó las alianzas del PRD con el PAN que llevaron al poder a priístas asesinos, como Ángel Aguirre en Guerrero y Rafael Moreno Valle en Puebla.

Acosado ahora por el régimen, Ebrard representa la mayor amenaza a la credibilidad del Movimiento Regeneración Nacional. Si el PRI le impidió ser diputado del PRD, tal vez lo hizo no sólo para encarcelarlo cuando mejor le convenga, sino también para obligarlo a refugiarse en Morena, donde su desprestigio sería una rueda de molino atada al cuello de López Obrador. Aunque por otra parte, si cae preso, muchas y muchos y muches y muchxs hípsters que lo adoran, lo convertirían en un héroe y lo sacarían del penal del Altiplano hecho todo un candidato a la Presidencia.

Para la izquierda mexicana –sea lo que sea que esa palabra signifique hoy en día– y para todo el país, lo mejor que podría suceder sería que Ebrard fuera inhabilitado para volver a ocupar un cargo público durante los próximos 40 años. Así se cumpliría en México la recomendación del presidente uruguayo José Mujica: “A los políticos que les gusta mucho el dinero hay que sacarlos de la política”. Claro que esto, por ser bueno para la salud pública, no pasará.

Twitter: @desfiladero132
Correo electrónico: jamastu@gmail.com