INE: Verde que vales verde

10 de marzo 2015.- Javier González Torres, dueño de “Farmacias del Ahorro”, es hermano de Jorge González Torres, fundador del Partido Verde Ecologista de México y papá de Jorge Emilio González Martínez, jefe (en modo pausa) del Partido Verde Ecologista de México.

En la nueva etapa de su campaña de propaganda ilegal, destinada a comprar votos entre los pobres el domingo 7 de junio, para darle diputados incondicionales al PRI, el Partido Verde Ecologista de México está regalando tarjetas “Premium Platino”, con las cuales se puede adquirir medicinas, con 10 por ciento de descuento… en “Farmacias del Ahorro”.

La estirpe de los González Torres –como lo conté en Los manicomios del poder, libro que volverá a publicarse este año– proviene de una familia de boticarios tamaulipecos que, en los años dorados del alemanismo, emparentó con el PRI y logró convertirse en la principal abastecedora de medicamentos para el Instituto Mexicano del Seguro Social.

A los González Torres pertenecen total o parcialmente las Farmacias de Dios, El Fénix, San Pablo, París y del Doctor Simi, entre otras. A pesar de lo que indica su nombre, las Farmacias del Ahorro, en realidad son las más caras de México, pero están cayendo ante las Farmacias Guadalajara, que bajaron sus precios porque ya tienen laboratorios propios para producir medicinas genéricas.

Es cosa de salir un sábado por la tarde y distraerse caminando y preguntando para comparar precios y comprobarlo. Hay productos que en Farmacias del Ahorro cuestan 250 pesos y en Farmacias Guadalajara cincuenta. Y no, no soy accionista o publicista de la empresa tapatía, pero la edad y los achaques me han enseñado trucos para estirar el dinero.

10647089_434283880071671_8905435446157925995_n

“El Partido Verde Ecologista de México ofreció vales para medicinas. Promesa cumplida”, leímos durante meses en los anuncios ilegales que el tucán verde difundió por todos los medios en todo el país. Ahora queda claro de dónde provienen las medicinas que se consiguen con esos vales en el Seguro Social y en el ISSSTE.

Como también queda claro que los 444 millones de pesos que el INE destinó al Verde este año, se están utilizando, entre otras cosas, para mejorar la situación económica de “Farmacias del Ahorro”.

Arturo Escobar, jefe nominal del Partido Verde –porque el niño Jorge Emilio anda a salto de mata, escapando de quienes lo acusan por el asesinato de una mujer eslava en su departamento de Cancún– es hermano de Adrián Escobar, propietario de la empresa Rabokse (eskobaR al revés) que compra tiempo en Cinemex y Cinépolis para difundir los cineminutos del PVEM, a razón de 400 pesos* por anuncio y por sala. (Léase más al respecto en el artículo que Roberto Zamarripa publicó ayer en Reforma.)

11025808_1042522795765141_5947435016128991716_n

El esquema es el mismo. Usted paga impuestos. Hacienda se los transfiere al INE, el INE al Verde y el Verde a los hermanos de sus dirigentes: a las Farmacias del Ahorro, de Javier González Torres, y a Rabokse, de Adrián Escobar. Pero la estafa no empieza ni termina ahí.

El Verde está respaldado, además, por los gobernadores de Quintana Roo (Roberto Borge) y de Chiapas (Manuel Velasco), así como por el regente capitalino (Miguel Ángel Mancera). Al emprender la misión imposible de ganarse el respeto de la gente, el INE multó a Cinemex y Cinépolis por desacatar la orden de quitar los anuncios del Verde, pero no tocó, ni con el pétalo de una amonestación, a Borge, Velasco y Mancera, por no hablar de Televisa, Tv Azteca y todas las estaciones de radio del país.

Estamos ante una operación fraudulenta, que involucra al presidente Peña Nieto, a su gabinete, a su partido y a las instituciones electorales. La única manera de salvar la legitimidad de la elección del 7 de junio es impedir que el Verde participe. Y la única forma de impedir que el Verde participe es mediante una gigantesca movilización popular, a la que no contribuirán, sospechosamente, los poetas besucones, el mamón de la tierna furia, los escépticos que se cansaron de esperar que crecieran peras en las ramas de los olmos y los que hartos ya de estar hartos llaman a tomar las armas.

El copete de Peña Nieto está a la cabeza de una dictadura inhumana, asesina y corrupta, que no se detendrá ante nada y ante nadie, pero que tiene prisa por robarse todo lo que aún le cabe en las alforjas porque sabe que en cualquier momento se va a caer.

Esta ansiedad, esta urgencia, es lo que está detrás del intento de madruguete que los diputados del PRI, del PAN, del Verde, del Panal y algunos del PRD trataron de dar para imponernos la Ley General de Aguas. La respuesta de la sociedad fue tan rotunda, el llamado de Andrés Manuel López Obrador a impedir la privatización del agua caló tan hondo, que Manlio Fabio Beltrones tuvo que recular, y lo hizo trémulo de furia.

11050722_10155185090245408_5525516748637927853_o

Que somos “de lento aprendizaje”, nos dijo, por alentar malos pensamientos acerca de una iniciativa tan generosa, que en caso de aprobarse nos garantizará 50 litros de agua potable al día a todos y todas y todes y todxs. ¡Cincuenta litros! Pese a que el mínimo exigido por la ONU es de cien litros por cabeza diarios, la Ley General de Aguas ofrece 50, esto es, 12 cubetas juntas y llenas a rebosar, algo que nunca han tenido los habitantes más pobres de Iztapalapa o del Mezquital.

Beltrones está en lo cierto: somos de lento aprendizaje, pero más de 30 años de despojos, estafas, privatizaciones y genocidio, 30 años de vivir con un dedo metido en el culo, han logrado que se empiece a hacer la luz en el cerebro de capas de población cada vez más golpeadas, más infelices e insatisfechas, más empobrecidas e impotentes, pero quién sabe si ya dispuestas, resueltas, decididas a salir a la calle y decir sanseacabó, tal como lo hicieron los eternamente panistas colonos de Mixcoac, que ayer pararon en seco la tala de 885 árboles llevada a cabo por el primer soldado del presidente Peña Nieto en el DF, el señor regente Miguel Ángel Mancera Espinosa (MAME).

En su nueva época esta columna sale martes y jueves a las 8pm y los sábados a las 9 am. Para todo lo demás está @Desfiladero132 por si ocupan…

*Tarea: Cinemex tiene 2 mil 331 salas, Cinepolis tiene 3 mil 290 salas. Si cada cineminuto cuesta 400 pesos, ¿Cuánto ha gastado el PVEM en su campaña ilegal por mes desde agosto a la fecha?