Ideas zombies

17 de marzo 2015.- Vivimos sometidos por ideas zombies, le escuché decir, no hace tanto, a la doctora Alicia Puyana, integrante de la Academia de Economía de Colombia. Son ideas, dijo, que en todas las formas y maneras posibles han demostrado que no ayudan a combatir la pobreza, no aumentan la competitividad, no reducen la desigualdad social, no disminuyen la violencia, no detonan el desarrollo, no sirven para nada, en dos palabras, están muertas.

Sin embargo, como los gobiernos las aplican, los bancos las exigen, los periódicos las exaltan y los teóricos las defienden, resulta que entonces, además de muertas, están vivas. Para decirlo pronto, son ideas zombies.

Ante la furia que embarga al círculo rojo de la sociedad mexicana por el despido de Carmen Aristegui –y por círculo rojo me refiero al núcleo pensante y crítico de la población, que hoy se moviliza como puede ante el nuevo atropello de su estúpida Alteza Copetonsísima— recordé las creativas palabras de la doctora Puyana.

¿Será que también nosotros nos mantenemos fieles a nuestras propias ideas zombies?

Pensemos en quienes, con toda la pasión que extraen de sus convicciones, están llamando a no votar el próximo 7 de junio. Sus argumentos son irreprochables: no hay democracia, las autoridades electorales ofenden con su indecencia a las prostitutas, los candidatos son menos fotogénicos que sus propios excrementos, los partidos a la hora de la hora siempre se venden.

No puedo estar menos de acuerdo. Quienes no quieren votar tienen toda la razón del mundo. La pregunta es otra: ¿no votar sirvió de algo en 2006? ¿Ayudaron los que, haciéndose eco del subcomandante Marcos, no votaron porque López Obrador era “un peligro para la izquierda”?

Es claro que esta columna no es leída por los panistas, ni siquiera por los de clóset, como el diputado Fernando Belaunzarán, amigo íntimo de Antonio Solá, adaptador del eslogan de Marcos al siempre recordado “AMLO es un peligro para México”. Esta columna habla para quienes están luchando, como usted y como yo, por dejar de vivir con un dedo en el culo. El dedo de Televisa y Peña Nieto.

Cartón de la página Toluca Noticias

Cartón de la página Toluca Noticias

Puede que también seamos idólatras de ideas zombies quienes llamamos a votar sabiendo la clase de basura orgánica que es el presidente del INE, o los señores y la señora del Tribunal Electoral, o las casas encuestadoras como Mentirofsky, y peor aun, anticipando las traiciones que al llegar al Poder Legislativo cometerán inevitablemente algunos diputados que como candidatos parecían magníficos.

Todos y todas y todes y todxs tenemos razón, tanto quienes llaman a no votar como quienes votaremos. ¿Qué necesitamos para que nuestras ideas dejen de estar muertas y vivas al mismo tiempo? Me cuentan que en las zonas rurales de Guerrero, donde policías, soldados y narcos pertenecen al mismo sindicato del crimen, hay rebeldes que se desvivirán por impedir las elecciones.

¿Y si no hay elecciones quién impondrá al gobernador de Guerrero? Según la ley, que también es zombi, el gobernador de Guerrero será designado por el partido o coalición que tenga la mayoría en San Lázaro. Si no votamos, el dedazo correrá por cuenta del PRIAN Verde Perredista. Y si votamos a la mejor también. Y nada cambiará, o más bien, todo seguirá empeorando para quienes no vivimos en Guerrero.

¿Y en Guerrero? Todos los pronósticos auguran que, una vez calificada la elección federal del 7 de junio, Peña Nieto hará lo que más le gusta, después de disfrazarse de rey de baraja para ofrecer a sus hijas e hijastras en las cortes de Europa, con la esperanza de que alguna de ellas ligue un duque, un conde o un marqués de perdida.

¿Qué hará Peña Nieto en Guerrero? Desatará la represión más espantosa y aterradora que pueda. ¿Y qué harán los rebeldes que ya lo saben y la esperan con los dientes bien apretados? Nombrar a sus propias autoridades, crear sus propios municipios, vivir como los pueblos autónomos de Chiapas, o como según Luciano de Samosata vivía en el mundo de los muertos el gran Platón: “En su propia isla, gobernado por sus propias leyes?”

¿Es posible reproducir el modelo de colectividad zapatista en Guerrero? Soy la voz menos autorizada para opinar sobre el tema. Este dilema tendrán que decidirlo, en su momento, los guerrerenses. Por ahora la moneda está en el aire y la campaña de Pablo Amílcar Sandoval no escatima esfuerzos para entablar acuerdos con los rebeldes a fin de ganar el 7 de junio y establecer un gobierno cuya agenda social sea dictada por los movimientos populares.

Michoacán es carambola cantada: el PRI le dará la gubernatura al más arrastrado de sus gusanos, el diputado con cara de niño, Silvano Aureoles Conejo. Si yo viviera en esa tierra ensangrentada por Calderón y Peña en beneficio de la minería y los proyectos turísticos de los Fox (y de los Cárdenas), me abstendría en el plano estatal, sin dejar de participar en el federal, en donde las cosas están bien claras: o se vota por Morena o por nadie, porque los demás partidos son el mismo.

Insisto. ¿Cómo podemos desprendernos de nuestras ideas zombies? Quizá, no lo sé, utilizando el olfato político. ¿Tienen un minuto para hablar acerca del Partido Verde? Bueno, por si no lo sabían, el Partido Verde Ecologista de México está violando todas las reglas de equidad, que supuestamente deberían garantizar el INE y sus nalgas prontas, y las está violando con el apoyo absoluto del aparato de Estado.

alianza-pri-verde1

Se dice en todos los comederos políticos: el desplome del PRI será brutal. Peña está aterrorizado: tiene pánico de no conservar la mayoría en la Cámara de Diputados, y por eso va a hacer diputados a todos los candidatos verdes que pueda. Y lo más importante: Peña no quiere que la gente vote el 7 de junio. Mientras más gente vote ese día, más votos tendrá Morena, y en consecuencia, Morena tendrá más diputados.

Alcanza ya tales dimensiones la paranoia, que los periódicos de la derecha empiezan a llamar a Morena “el capítulo México de la revolución bolivariana”. ¿No es en verdad sospechoso que hayan organizado un México-Brasil para el mismísimo 7 de junio? No quieren que votemos. Al rato dirán que ese día habrá violencia, que mejor no salgas de tu casa. No sé, tú y yo, piénsalo. O Morena o nadie.

A partir de mañana, esta gustada y disgustada columna aparecerá en un nuevo espacio del que hablaré con insistencia a lo largo de todo el día. Mientras tanto, síganme en @Desfiladero132 por si ocupan…

Foto de ilustración: Caliopedreams/Flickr

Anuncios

¿Ya vienen los cascos azules?

24 de febrero 2015.- Confieso que he vivido, el pasado fin de semana, con el corazón en la garganta, y dormido con pesadillas, y despertado empapado en sudor. Temía que el esfuerzo de los años recientes por construir una opción verdadera dentro del corrupto sistema de partidos políticos, iba a frustrarse cuando Morena definiera sus candidaturas para las elecciones federales del 7 de junio.

Ocurrió felizmente lo contrario. Combinando distintos métodos, el partido Movimiento Regeneración Nacional integró sus listas de aspirantes a cargos de elección popular en el marco de un contexto en que ganadores y perdedores quedaron contentos, cerraron filas y están listos para dar la batalla en un clima de unidad, alentados por las enormes simpatías que está generando esta nueva fuerza política. Pero qué cerquita pasó la bala…

Desde las cloacas del poder –el PRI, Los Pinos, la Secretaría de Gobernación, el PRD, el Pacto por México– se había puesto en marcha un mecanismo para obligar a Morena a brindarle refugio, en sus listas, a un político ladrón, autoritario y sin escrúpulos, al que Peña desea encarcelar para vengarse por el escándalo de clase mundial que produjo la revelación de sus casas Higa.

Cuando todo sugería que ese político iba a obtener inmunidad, a partir del momento en que el voto de los más pobres, comprado con despensas, ladrillos, cemento y dinero, le permitiera sentarse en una curul de San Lázaro los próximos tres años, bastó una orden de Manlio Fabio Beltrones para que el PRD le dijera que siempre no.

“Las puertas de Morena están abiertas”, dijo entonces en público el máximo dirigente de Morena, que en privado confesó contrito: “es muy difícil no ser generoso con alguien al que persigue la jauría”. Otros replicamos: “Si ese señor entra a Morena, Morena se pudre y nacerá muerta”.

Y con esa certeza y tamaña angustia corrieron para mí las vísperas de la asamblea nacional de Morena que culminó ayer con un éxito rotundo. “No tuvimos acercamiento con Ebrard, no será nuestro candidato”, reveló anoche Martí Batres. Por lo mismo, el creador de monstruos como Ángel Aguirre y Rafael Moreno Valle en alianza con el PAN se esconderá en el partido de Dandy Delgado para evadir a los perros.

Marcelo Ebrard en conferencia de prensa en septiembre del año pasado. Foto: Facebook de Marcelo Ebrard

Marcelo Ebrard en conferencia de prensa en septiembre del año pasado. Foto: Facebook de Marcelo Ebrard

Décadas atrás, bajo la óptica de un riguroso análisis marxista, el conflicto provocado por las filtraciones de Ebrard y la venganza anhelada por Peña, habría merecido la etiqueta de “pugnas interburguesas” y alguien como yo habría recomendado al Politburó “aprovecharlas para que avance la clase obrera mientras los enemigos del proletariado se destruyen”.

Hoy en día, los partidos que se reclaman de izquierda ya no usan las herramientas del materialismo histórico para interpretar la realidad, y la clase obrera a su vez ya no existe. No hay un solo sindicato que no esté carcomido por la corrupción, las fábricas volvieron a ser talleres medievales y de la conciencia proletaria entendida como proyecto de las fuerzas productivas para apropiarse de los medios de producción, ya nadie se acuerda.

Los países del sur de América donde gobierna la izquierda –con la clara excepción de Bolivia– son “post-neo-liberales”, y algunos de ellos, como Chile y Brasil, ni siquiera. Sin embargo, tienen todavía la enorme fortuna de ser países, no simples e inmensos panteones, ni territorios devastados por las petroleras, las mineras y el narcotráfico, entre cuyas vetas de oro, plata, carbón, cobre, zinc, uranio y capas de lutitas hay decenas o centenas de miles de cadáveres extraviados, mutilados o disueltos en ácidos, porque si durante la primera generación de reformas emprendidas por De la Madrid, Salinas y Zedillo de lo que se trataba era de privatizarlo todo, en la etapa actual, Fox, Calderón y Peña cumplen la horrorosa tarea de despoblar los campos donde hay recursos que no son comestibles.

Felipe Calderón. Foto: Internet

Felipe Calderón. Foto: Internet

Si De la Madrid quitó los tornillos y las tuercas de las empresas que pertenecían a la nación, para que Salinas y Zedillo las arrancaran de cuajo y las vendieran, Fox reventó los yacimientos petroleros de Campeche y los desecó, robándose las mayores utilidades que Pemex ha generado en su historia. Por su parte, Calderón sacó a remate la industria que desde los años setenta aporta 40 centavos de cada peso que gasta el gobierno y Peña consumó la subasta con los resultados ahora por todos conocidos: el petróleo se devaluó, la deuda crece dos mil millones de pesos al día y México produce dos millones doscientos mil barriles de crudo diarios e importa cien mil más.

México ha dejado de ser viable económica, política y socialmente. Desapareció el Estado, se desbarató el gobierno, los tres poderes de la supuesta república son el mismo nido de cucarachas, las fuerzas armadas se convirtieron en una extensión de las corporaciones policiacas y toda persona, no importa su edad o lugar de residencia, puede desaparecer a la vuelta de la esquina.

Y sin embargo nada de esto es nuevo. En La Haya sigue viva una denuncia contra Calderón por el imprescriptible delito de genocidio, que ya debería de haberse hecho extensiva a Peña. El Papa ha alzado la voz para exhortar a la cristiandad a evitar la “mexicanización”, el ala progresista de Hollywood aprovecha la fiesta de los Óscares para golpear a Obama rindiendo homenaje al valiente Snowden asilado en Rusia, pero también para denunciar la notoria incompetencia de Peña, en tanto los eurodiputados que vinieron a preguntar qué pasó realmente con los 43 normalistas, incineraron las ridículas invenciones de Murillo Karam, encubridor y cómplice de los autores intelectuales y materiales de la matanza, que tarde o temprano se verá obligado a pasar el resto de sus días en la cárcel.

Soldados de la ONU en Haití. Foto: Internet

Soldados de la ONU en Haití. Foto: Internet

Qué bueno que la solidaridad internacional se exprese ahora con tanto ímpetu. Qué peligroso que, por lo mismo, la ONU esté quizá pensando en invadirnos con cascos azules (que por otra parte ya deberían estar en Tamaulipas y Guerrero). Qué fortuna tenemos de que, pese a todo, el pueblo más golpeado ahora ponga buena cara cuando se le menciona la existencia de Morena y cada vez quede más claro que el 7 de junio la única opción consistirá en votar y llamar a votar por Morena o hacer campaña a favor del abstencionismo, cuyos principales promotores son los niños verdes del INE, los magnates que guardan 417 mil millones de dólares en el extranjero y los movimientos populares que, a su vez, creen que la única salida posible es la guerra civil.

En su nueva época, esta columna sale martes y jueves a las 8 de la noche y los sábados a las nueve de la mañana a través de @Desfiladero132 y el blog desfiladero132.wordpress.com

Morena – Syriza – Podemos

21 de febrero de 2015. Tres nuevas fuerzas políticas han irrumpido en el hemisferio occidental. La Coalición de Izquierda Radical (Syriza) acaba de llegar al poder en Grecia, al cabo de 14 años de lucha y crecimiento electoral continuo. El flamante partido español (hasta hace poco movimiento) Podemos, según todos los pronósticos, ganará las elecciones de noviembre y pondrá fin a la hegemonía de Pepe y Zoe (Partido Popular y Partido Obrero Socialista Español), o PPSOE, el PRIAN de la península ibérica.

A su vez, el partido mexicano Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), tendrá su primera prueba de resistencia en los comicios del próximo 7 de junio, en los que de acuerdo con diversos cálculos ganará más de 10 pero menos de 15 por ciento de las curules de la Cámara de Diputados. ¿Qué tienen en común Morena, Podemos y Syriza? Lepra, sarna, cólera, peste bubónica, ébola, khikungunya, o la suma de todos estos males, además de hambre, piojos, chinches, roña, mugre y miseria, sintetizada en la palabra “populismo”.

Desarrollo electoral de la Coalición de Izquierda Radical -Syriza- (color rosa). En 2009 prácticamente no ganó escaños: solamente 13. En 2013 obtuvo 71. Y 2015 se hizo con 149. En esta última elección su más cercano competidor, Nueva Democracia (azul), obtuvo 76 escaños.

Desarrollo electoral de la Coalición de Izquierda Radical -Syriza- (color rosa). En 2009 prácticamente no ganó escaños: solamente 13. En 2013 obtuvo 71. Y 2015 se hizo con 149. En esta última elección su más cercano competidor, Nueva Democracia (azul), obtuvo 76 escaños.

Cuando el pueblo griego votó masivamente por Syriza el pasado 15 de enero, porque ya no podía más y estaba harto de apretarse el cinturón y tomar medicinas amargas, inútiles y asesinas, un periódico de Madrid tituló así su portada del día siguiente: “Grecia se lanza al abismo del populismo”. Pero a despecho de lo que diga la histérica prensa conservadora del reino de Felipe VI, encabezada por esa indecencia infinita denominada El País, la mayoría de los españoles sueña con arrojarse de cabeza al mismo precipicio.

Nada más en 2014, en España se produjeron 70 mil desahucios: a las puertas de personas ancianas y pobres, o adultas pero sin trabajo, o en todos los casos incapaces de pagar el alquiler o la hipoteca por falta de recursos, llegaron policías y abogados para sacar los muebles, la jaula del canario y desde luego a los inquilinos, para dejarlos tirados en la vía pública.

Esa, curiosamente, es la misma España donde hay más de cinco millones de departamentos vacíos que, después de ser construidos en el frenesí de la burbuja inmobiliaria, cuando ésta reventó no fueron comprados por nadie y allí siguen: como celdas de un monstruoso panal sin abejas. Esta espantosa experiencia los mexicanos la vivimos tras la devaluación de 1994, cuando el dólar duplicó su valor ante el peso y el “efecto tequila” causó el derrumbe de todas las bolsas de valores del planeta.

Aparte de la quiebra de un millón de empresas, el aumento exponencial del desempleo y del narcotráfico, las oleadas de suicidios cometidos con las herramientas más baratas (cordones de persianas, mecates o saltos a las vías del metro), la crisis mexicana de 1995 dejó a decenas de miles de familias sin viviendas, automóviles y maquinaria de trabajo. Durante casi una décadas, esas casas y departamentos permanecieron habitados sólo por las arañas, hasta que por gracia de Vicente Fox, entre 2002 y 2004, los hijos de Marta Sahagún las compraron a 16 mil pesos cada una.

Encuestra realizada por la empresa Metroscopía para El País, realizada, el 3 y 4 de febrero de 2015.

Encuestra realizada por la empresa Metroscopía para El País, realizada, el 3 y 4 de febrero de 2015.

Carreras de fondo

Un abanico de izquierdosos –troskos, maoístas, eurocomunistas y euroescépticos– se organizó en Grecia en 2001 para competir en las elecciones de 2004. Aunque en esa contienda pasaron de noche, volvieron a presentarse a los comicios de 2007 y con una votación de 5 por ciento ganaron 14 diputaciones.

En las elecciones de mayo de 2012, en medio de la peor crisis habida Grecia después de la II guerra mundial, Syriza obtiene 16.8 por ciento de los votos y 52 diputados, pero como ninguno de los partidos alcanza mayoría propia ni acuerdos para formar gobierno, un mes después hay nuevas elecciones y, en éstas, Syriza eleva su votación a 26.9 por ciento y forma gobierno de coalición con el Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok) y el derechista Nueva Democracia.

Devastado por los recortes al gasto público en salud, educación, empleo y vivienda, más los abusivos aumentos de impuestos que le impone la Unión Europea –cualquier comparación con México no es gratuita– el pueblo griego protagoniza trepidantes luchas callejeras y la crisis económica se vuelve crisis política, de manera que el gobierno se disuelve y en las elecciones anticipadas de enero de 2015 Syriza gana espectacularmente, pero le faltan dos diputados para conseguir mayoría absoluta.

Hagamos una pausa y miremos a la rubia semidesnuda que adorna el calendario de la vulcanizadora de la esquina y que tanto se parece a la actual esposa del supuesto presidente de nuestra ficticia república. En 2001, cuando se funda Syriza, los bancos de Argentina se quedan sin dinero y estalla la crisis del corralito. Al mismo tiempo, Hugo Chávez se tambalea por una conspiración golpista en Venezuela y Evo Morales es considerado el enemigo público número uno de Bolivia.

En 2004, cuando Syriza da sin pena ni gloria su primera batalla electoral, el presidente Néstor Kirchner liquida con un solo cheque toda la deuda que Argentina tenía con el FMI y en adelante se niega a pagar los intereses acumulados más los intereses de los intereses de los intereses. En vez de someterse a la usura, Kirchner financia la recuperación económica de su país y además de sacarlo a flote le imprime un ritmo de crecimiento envidiable (al menos para México, que ha crecido 0.2 por ciento al año desde 1983 hasta 2014, es decir nada, con tal de salvarse del populismo).

En 2007, cuando Syriza entra al parlamento griego con 14 diputados, Evo Morales nacionaliza las principales empresas extractoras de recursos naturales de Bolivia, y ese país andino y amazónico, empieza a revertir la miseria ancestral bajo la cual estuvo sometido por el FMI, el Banco Mundial y los consorcios argentinos y brasileños. Por desgracia (para intelectuales como Enrique Krauze o Roger Bartra) cae en el populismo más descarado.

Encuesta realizada ppr Parametría para El Financiero. Fue levantada entre el 10 y el 15 de enero.

Encuesta realizada ppr Parametría para El Financiero. Fue levantada entre el 10 y el 15 de enero.

Este Desfiladero no pretende seguir comparando, por ejemplo, el desarrollo del movimiento que la corrupción del PPSOE y las medidas austericidas detonaron en España en 2011, mientras el PRD elegía a AMLO como su candidato a la Presidencia y la mismo tiempo lo declaraba su peor enemigo –a tal grado que no le permitió imponer un solo candidato a presidente municipal y casi ninguno a diputado– o contrastando la crisis económica que desató Peña Nieto en cuanto llegó a Los Pinos, mientras AMLO se desembarazaba del PRD para lanzarse a la construcción de Morena.

Pero tampoco puede este Desfiladero dejar de señalar que así como (según Peter Handke) “los enanos también empezaron desde pequeños”, Morena bien puede, como Syriza y Podemos, debutar modestamente en las elecciones de este año y llegar al poder en 2018 para tomar todas las “repugnantes” medidas populistas que sean necesarias para refundar nuestro ex país y poner en marcha una revolución pacífica pero implacable en el combate a los corruptos, que forman legiones y ya son tan ricos que bien pueden irse, tranquilamente, unos a la cárcel y otros al carajo.

Desfiladero en su nueva época sale martes y jueves por la noche y sábados por la mañana y quien desee puede leerlo en tuiter a través de la cuenta @Desfiladero132 que pronto dará grandes sorpresas…

La campaña ilegal del PVEM

14 de febrero 2015.- Cada ocho minutos, en las pantallas de cada una de las 400 unidades del Metrobús de la ciudad de México aparece un anuncio ilegal del PVEM. Antes de cada película, en cada una de las 3 mil 290 salas que Cinépolis tiene en 92 ciudades de nuestro país, salen dos anuncios ilegales del PVEM. Lo mismo sucede en cada una de las 2 mil 331 salas que en 82 ciudades eslabonan la cadena Cinemex.

Cada día, en todos o casi todos los vagones que forman los 390 convoyes del Metro capitalino (321 neumáticos y 69 férreos), los usuarios miran inevitablemente por lo menos un anuncio ilegal del PVEM.

A toda hora, las personas que transitan por el DF hacen contacto visual con los anuncios del PVEM que coronan ilegalmente las casetas colocadas en esquinas estratégicas por el grupo Equal SA de CV, firma que alquila puestos de periódicos, revistas y flores en no pocas ciudades de nuestra supuesta república.

De acuerdo con datos oficiales, el Metrobús da servicio diariamente a 800 mil personas y el Metro a 5.3 millones. A lo largo de 2013, en las 596 mil 910 butacas de Cinépolis se sentaron 75 millones de espectadores, cifra que ya se había incrementado en forma notable hacia agosto de 2014 cuando empezó la campaña de propaganda ilegal del PVEM. Un gentío similar hizo lo propio en las butacas de Cinemex.

Si el ábaco no miente, en los 197 días transcurridos desde el primero de agosto hasta ayer, viernes 13 de febrero, los anuncios ilegales del PVEM han sido vistos cada ocho minutos por 157.6 millones de pasajeros del Metrobús. En el mismo lapso, han sufrido igual tormento mil 44 millones de viajeros del Metro.

Foto: Eneas/Flickr

Foto: Eneas/Flickr

Si empleamos las estadísticas del duopolio que exhibe películas y vende salchichas a precios desmedidos, en los últimos seis meses alrededor de 42 millones de personas han visto los anuncios ilegales del PVEM en Cinépolis y alrededor de 38 millones en Cinemex.

Si entre las lectoras o los lectores aquí presentes alguien se anime a procesar los datos arriba expuestos, y toma en cuenta que la tasa oficial de asistencia al cine en México es de 2.19 por ciento, Desfiladero dará a conocer cuántas veces, desde agosto hasta ayer, hemos visto los anuncios ilegales del PVEM quienes vivimos en alguna de las 92 ciudades del país donde hay salas de Cinemex y Cinépolis.

La cifra que obtengan científicamente, y que sin duda será astronómica, palidece desde ya frente a la “denuncia” que el PRD presentó no hace mucho en la Gran Comisión del Congreso. Al decir de la diputada federal mexiquense, Joaquina Navarrete Contreras, durante los tres meses finales de 2014, la campaña ilegal del PVEM tuvo “192 mil impactos”. ¿Nada más?

Según la legisladora, el PVEM pagó –sólo en ese lapso– “unos 500 millones de dólares”, a razón de “2 millones 133 mil dólares al día”, o bien, “88 mil dólares por hora”, por machacarnos su propaganda. Asombroso, ¿no es cierto? Sí, asombroso el descaro del único partido más corrupto que el PVEM, pero no tanto como el PAN o como el PRI.

El Partido Verde Ecologista de México se promocionó ilegalmente en los cines. Foto: Internet

El Partido Verde Ecologista de México se promocionó ilegalmente en los cines. Foto: Internet

Operación de Estado

Salvador García Soto –columnista de El Universal, reputado como vocero oficioso de Manlio Fabio Beltrones–, publicó el sábado pasado un dato que ya manejaba desde octubre la empresa Parametría: gracias a su campaña ilegal de anuncios, el PVEM aumentó de 4 a 10 por ciento su intención de voto en las encuestas. ¡Un avance del 150 por ciento!

Siempre según García Soto, el PRI calcula que sufrirá un desplome tremendo en los comicios del 7 de junio. Si bien le va, ganará cuando mucho cien diputaciones, pero conservará su mayoría gracias a los obtenga el PVEM y… agrego yo, a los que logre el PRD, lo cual explica la participación del regente Miguel Ángel Mancera en la movida.

¿Quién es el máximo responsable del Metro y de los anuncios que en sus vagones y andenes se multiplican? Miguel Ángel Mancera. ¿Quién es el máximo responsable del Metrobús y de la propaganda que difunden las pantallas de sus vehículos? Miguel Ángel Mancera. ¿Quién es el máximo responsable de las casetas que el grupo Equal SA de CV coloca en las calles del Distrito Federal sin pagar uso de suelo? Miguel Ángel Mancera.

Ahora bien, para quienes todavía no lo sepan, ¿quién es el dueño de Cinépolis? Un tío que responde al nombre de Alejandro Ramírez, un joven magnate michoacano de la industria de bienes raíces, que mantiene vínculos de amistad y de negocios –a través del festival de cine de Morelia– con la familia del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, quien hasta hace poco aún pertenecía al PRD.

¿Quién, por otra parte, es el propietario de Cinemex? Un sujeto llamado Germán Larrea, principal accionista del Grupo Minera México, que contamina en forma sistemática los ríos y los suelos y los bosques y los mantos freáticos de los lugares donde extrae oro, plata, cobre y carbón. ¿Qué significan las siglas PVEM? Partido Verde E-co-lo-gis-ta de México. ¿Por qué un partido ecologista se anuncia en los cines del más temible devastador del medio ambiente?

¿Por qué el Verde cuenta con el apoyo del PRI y del PRD? Las respuestas son muy sencillas: porque el PRI, el PRD y el PVEM son tentáculos del mismo pulpo, del que también forma parte el Partido Nueva Alianza, de Elba Esther Gordillo, con el que se aliará el PRD en Guerrero y en la ciudad de México, para contrarrestar con los votos charros de los maestros del SNTE la ensordecedora rechifla moral que repudia por corruptos, ladrones y vendidos a los perredistas.

3248892391_69371b856b_b

¿Qué pitos y flautas tocan, a todo esto, los peleles que fungen como “consejeros ciudadanos” del Instituto Nacional Electoral y los provectos magistrados del Trife? Lo que hagan cuando se arrodillan en la intimidad de Los Pinos, la mera verdad, a esta columna no le importa. Lo escandaloso es que su fingida impotencia ante la campaña ilegal del PVEM –apoyada por el PRI y el PRD y el gobierno– confirma que son cómplices de una operación de Estado para engendrar, de manera fraudulenta, una mayoría legislativa que impida la renuncia de Enrique Peña Nieto, así como la adopción de medidas enérgicas y urgentes para detener y revertir la desintegración de México.

¿Qué sería lo menos que podríamos esperar de las “autoridades” electorales frente al desprecio del PVEM por las leyes vigentes? Que lo expulsen de la cancha, le impidan participar en la contienda y le quiten el registro.

Si estás de acuerdo con tal propuesta ayuda a circular esta columna. A partir de hoy, en su nueva etapa, Desfiladero se publicará tres veces por semana: los martes, los jueves y los sábados. Quienes tengan información, filtraciones, sugerencias o quejas, escriban por favor a jamastu@gmail.com o sigan en tuiter la cuenta @desfiladero132 y no permitan que la desesperación los consuma.