INE: Verde que vales verde

10 de marzo 2015.- Javier González Torres, dueño de “Farmacias del Ahorro”, es hermano de Jorge González Torres, fundador del Partido Verde Ecologista de México y papá de Jorge Emilio González Martínez, jefe (en modo pausa) del Partido Verde Ecologista de México.

En la nueva etapa de su campaña de propaganda ilegal, destinada a comprar votos entre los pobres el domingo 7 de junio, para darle diputados incondicionales al PRI, el Partido Verde Ecologista de México está regalando tarjetas “Premium Platino”, con las cuales se puede adquirir medicinas, con 10 por ciento de descuento… en “Farmacias del Ahorro”.

La estirpe de los González Torres –como lo conté en Los manicomios del poder, libro que volverá a publicarse este año– proviene de una familia de boticarios tamaulipecos que, en los años dorados del alemanismo, emparentó con el PRI y logró convertirse en la principal abastecedora de medicamentos para el Instituto Mexicano del Seguro Social.

A los González Torres pertenecen total o parcialmente las Farmacias de Dios, El Fénix, San Pablo, París y del Doctor Simi, entre otras. A pesar de lo que indica su nombre, las Farmacias del Ahorro, en realidad son las más caras de México, pero están cayendo ante las Farmacias Guadalajara, que bajaron sus precios porque ya tienen laboratorios propios para producir medicinas genéricas.

Es cosa de salir un sábado por la tarde y distraerse caminando y preguntando para comparar precios y comprobarlo. Hay productos que en Farmacias del Ahorro cuestan 250 pesos y en Farmacias Guadalajara cincuenta. Y no, no soy accionista o publicista de la empresa tapatía, pero la edad y los achaques me han enseñado trucos para estirar el dinero.

10647089_434283880071671_8905435446157925995_n

“El Partido Verde Ecologista de México ofreció vales para medicinas. Promesa cumplida”, leímos durante meses en los anuncios ilegales que el tucán verde difundió por todos los medios en todo el país. Ahora queda claro de dónde provienen las medicinas que se consiguen con esos vales en el Seguro Social y en el ISSSTE.

Como también queda claro que los 444 millones de pesos que el INE destinó al Verde este año, se están utilizando, entre otras cosas, para mejorar la situación económica de “Farmacias del Ahorro”.

Arturo Escobar, jefe nominal del Partido Verde –porque el niño Jorge Emilio anda a salto de mata, escapando de quienes lo acusan por el asesinato de una mujer eslava en su departamento de Cancún– es hermano de Adrián Escobar, propietario de la empresa Rabokse (eskobaR al revés) que compra tiempo en Cinemex y Cinépolis para difundir los cineminutos del PVEM, a razón de 400 pesos* por anuncio y por sala. (Léase más al respecto en el artículo que Roberto Zamarripa publicó ayer en Reforma.)

11025808_1042522795765141_5947435016128991716_n

El esquema es el mismo. Usted paga impuestos. Hacienda se los transfiere al INE, el INE al Verde y el Verde a los hermanos de sus dirigentes: a las Farmacias del Ahorro, de Javier González Torres, y a Rabokse, de Adrián Escobar. Pero la estafa no empieza ni termina ahí.

El Verde está respaldado, además, por los gobernadores de Quintana Roo (Roberto Borge) y de Chiapas (Manuel Velasco), así como por el regente capitalino (Miguel Ángel Mancera). Al emprender la misión imposible de ganarse el respeto de la gente, el INE multó a Cinemex y Cinépolis por desacatar la orden de quitar los anuncios del Verde, pero no tocó, ni con el pétalo de una amonestación, a Borge, Velasco y Mancera, por no hablar de Televisa, Tv Azteca y todas las estaciones de radio del país.

Estamos ante una operación fraudulenta, que involucra al presidente Peña Nieto, a su gabinete, a su partido y a las instituciones electorales. La única manera de salvar la legitimidad de la elección del 7 de junio es impedir que el Verde participe. Y la única forma de impedir que el Verde participe es mediante una gigantesca movilización popular, a la que no contribuirán, sospechosamente, los poetas besucones, el mamón de la tierna furia, los escépticos que se cansaron de esperar que crecieran peras en las ramas de los olmos y los que hartos ya de estar hartos llaman a tomar las armas.

El copete de Peña Nieto está a la cabeza de una dictadura inhumana, asesina y corrupta, que no se detendrá ante nada y ante nadie, pero que tiene prisa por robarse todo lo que aún le cabe en las alforjas porque sabe que en cualquier momento se va a caer.

Esta ansiedad, esta urgencia, es lo que está detrás del intento de madruguete que los diputados del PRI, del PAN, del Verde, del Panal y algunos del PRD trataron de dar para imponernos la Ley General de Aguas. La respuesta de la sociedad fue tan rotunda, el llamado de Andrés Manuel López Obrador a impedir la privatización del agua caló tan hondo, que Manlio Fabio Beltrones tuvo que recular, y lo hizo trémulo de furia.

11050722_10155185090245408_5525516748637927853_o

Que somos “de lento aprendizaje”, nos dijo, por alentar malos pensamientos acerca de una iniciativa tan generosa, que en caso de aprobarse nos garantizará 50 litros de agua potable al día a todos y todas y todes y todxs. ¡Cincuenta litros! Pese a que el mínimo exigido por la ONU es de cien litros por cabeza diarios, la Ley General de Aguas ofrece 50, esto es, 12 cubetas juntas y llenas a rebosar, algo que nunca han tenido los habitantes más pobres de Iztapalapa o del Mezquital.

Beltrones está en lo cierto: somos de lento aprendizaje, pero más de 30 años de despojos, estafas, privatizaciones y genocidio, 30 años de vivir con un dedo metido en el culo, han logrado que se empiece a hacer la luz en el cerebro de capas de población cada vez más golpeadas, más infelices e insatisfechas, más empobrecidas e impotentes, pero quién sabe si ya dispuestas, resueltas, decididas a salir a la calle y decir sanseacabó, tal como lo hicieron los eternamente panistas colonos de Mixcoac, que ayer pararon en seco la tala de 885 árboles llevada a cabo por el primer soldado del presidente Peña Nieto en el DF, el señor regente Miguel Ángel Mancera Espinosa (MAME).

En su nueva época esta columna sale martes y jueves a las 8pm y los sábados a las 9 am. Para todo lo demás está @Desfiladero132 por si ocupan…

*Tarea: Cinemex tiene 2 mil 331 salas, Cinepolis tiene 3 mil 290 salas. Si cada cineminuto cuesta 400 pesos, ¿Cuánto ha gastado el PVEM en su campaña ilegal por mes desde agosto a la fecha?

Anuncios

Fraude electoral: promesa cumplida

03 de marzo 2015.- Iba ayer en un taxi cuando la carlinga fue invadida por la voz de Peña Nieto que hablaba desde Londres: “A dos años del inicio de mi administración, ya se pueden apreciar los logros que hemos alcanzado en materia de seguridad”.

No alcancé a pensar que una persona desaparece cada 90 minutos, porque otra voz dijo: “Gracias a la cruzada México sin hambre, setenta millones de mexicanos ya comen once veces al día”. Desvié la cara y topé con una pantalla informativa del llorado Vázquez Raña y con una fabulosa noticia: “… aumentaron 38 por ciento en beneficio de 700 mil duranguenses”.

Alcé la vista y encontré un mural panorámico del monstruoso tucán de un solo ojo que graznaba con letras enormes: “Vales para medicinas. Propuesta cumplida”. Un atisbo de lucidez me permitió recordar que las propuestas se aceptan o rechazan, pero no se pueden cumplir. Claro: estaba ante un eufemismo, ordenado por el INE, para cambiar la palabra “promesa” por “propuesta” en la campaña ilegal del PVEM.

Abrí La Jornada y me enteré de que gracias a Javier Duarte de Ochoa, Veracruz tiene la tasa de analfabetismo más baja del Golfo de México. Y pensé: miles de cadáveres de analfabetas enterrados en fosas clandestinas lo demuestran.

760851_NpAdvHover

Subí al Metro y en los andenes de cada estación donde el convoy se detuvo 10 minutos en promedio, por todas partes estaba el tucán verde con su ojo acechante y su “propuesta cumplida”. Adentro del vagón, no había manera de identificar el número de la línea o en qué dirección íbamos, porque sólo había propaganda del Verde Ecologista.

Sentí hambre y compré tortillas. Me entregaron la docena envuelta con un papel desde el cual también me miraba el ojo canalla del tucán maldito. Pasé por un puesto de periódicos y vi al tucán en la primera plana de El País pero en otra postura: sólo era un anuncio que incitaba a viajar a Costa Rica para disfrutar del turismo ecológico. Propaganda subconsciente.

10154218_428975350602524_4375824656634591455_n

De repente me dieron ganas de vivir en ese país perfecto, próspero, seguro y maravilloso que es el México de los espots. Pero después comprendí que ese lugar paradisiaco está en los estudios de Televisa y se me quitaron pero entendí algo.

El presidente es un actor de Televisa. La PGR es una actriz de Televisa. Los diputados y senadores son Televisa y Tv Azteca y muy pronto, la Suprema Corte, en la persona de Eduardo Medina Mora, tendrá al fin un ministro de Televisa. México no es una estrella más de la bandera de Estados Unidos sino del Canal de las Estrellas de Televisa.

10960199_10153091463571506_5887691891230439345_o

INE: separar la basura

Mientras la semana pasada en Iguala –ciudad de 100 mil habitantes– se registraron 14 asesinatos en 72 horas, en el Instituto Nacional Electoral siete partidos dejaron hablando solos a los “ciudadanos consejeros” y a los representantes del PRI, del Panal y del Verde.

Los inconformes se levantaron de la mesa como quienes se levantan de la cama por la misma razón: insatisfechos debido a la impotencia de su pareja. Lorenzo Córdova Vianello, “consejero presidente”, hijo biológico de Arnaldo Córdova, resultó ser también hijo ideológico de su antecesor, Leonardo Valdez Zurita, mejor conocido como Vazurita.

Córdova Vianello fue miembro del extinto IFE en las elecciones de 2012 y su papel consistió en garantizar el buen éxito del fraude cometido por el PRI y Televisa para imponernos a Peña. Ahora, como presidente del INE, practica un deporte esquizofrénico: repite y repite que el INE no tiene credibilidad, y a la vez se dedica a incrementarla.

Ante la campaña ilegal del tucán verde, que empezó en agosto del año pasado y se metió como la humedad por todos lados, Vazurita Dos se ha limitado a imaginar sanciones contra el PVEM, que nadie acata, y a dictar multas y castigos contra Morena, que se ejecutan en seguida. ¿Siete partidos quieren que desaparezcan los anuncios del Verde? Nadie los toma en cuenta. ¿El Verde quiere que quiten el primer espot que lanza Morena? El espot se esfuma en dos horas.

Captura de pantalla 2015-03-03 a las 12.50.42

Tenemos que aprender a separar la basura. Lorenzo Córdova es orgánica. Gracias a su incompetencia (¿o será eficacia?) el INE se convirtió basura inorgánica y las elecciones del 7 de junio tendrán la validez de un billete de 8 pesos. Por lo tanto, las decisiones que tome el Congreso “surgido” de las urnas serán decisiones espurias, ilegales e ilegítimas.

Anteayer, para tratar de guardar las apariencias, Córdova y sus nulidades se ofrecieron a multar al Verde con 35.7 millones de pesos, y con siete millones a Cinemex y Cinépolis. Denise Dresser no tardó en celebrar: “Al fin algo se mueve en México!” Pero Pablo Gómez, representante del PRD, recién expulsado de Milenio, denunció que la campaña ilegal del PVEM costó 2 mil 500 millones de pesos, de manera que la multita es insignificante, ridícula y ficticia.

Ya sabemos lo que pasará. El PVEM apelará al Tribunal Electoral e impugnará la multa. El litigio durará tres años y la multa será reducida 90 por ciento, mientras los diputados del PRI-PAN-PRD-Verde-Panal-PT-MC aprueban todas las reformas “estructurales” que Peña les ordene: privatizar el aire y el cielo, cobrarnos impuestos por caminar dentro de las viviendas, por abrir las ventanas, por jugar con los gatos y sacar a pasear a los perros.

10690106_391269847706408_4033862658929890632_n (1)

Todo es una farsa pero los principales responsables somos los cómodos, los que nada hacemos para que los atropellos tengan consecuencias públicas. Debimos haber ido a clausura cines, tachar las imágenes del tucán, intentar algo más que tragar bilis. Nuestro último recurso sería movilizarnos para obligar al INE a descalificar al Verde y quitarle el registro. Pero tampoco lo haremos.

En su nueva temporada esta gustada y disgustada columna sale martes y jueves a las ocho de la noche y los sábados a las ocho de la mañana. Para lo demás está mi cuenta @Desfiladero132 que pronto dará una sorpresita…

La campaña ilegal del PVEM

14 de febrero 2015.- Cada ocho minutos, en las pantallas de cada una de las 400 unidades del Metrobús de la ciudad de México aparece un anuncio ilegal del PVEM. Antes de cada película, en cada una de las 3 mil 290 salas que Cinépolis tiene en 92 ciudades de nuestro país, salen dos anuncios ilegales del PVEM. Lo mismo sucede en cada una de las 2 mil 331 salas que en 82 ciudades eslabonan la cadena Cinemex.

Cada día, en todos o casi todos los vagones que forman los 390 convoyes del Metro capitalino (321 neumáticos y 69 férreos), los usuarios miran inevitablemente por lo menos un anuncio ilegal del PVEM.

A toda hora, las personas que transitan por el DF hacen contacto visual con los anuncios del PVEM que coronan ilegalmente las casetas colocadas en esquinas estratégicas por el grupo Equal SA de CV, firma que alquila puestos de periódicos, revistas y flores en no pocas ciudades de nuestra supuesta república.

De acuerdo con datos oficiales, el Metrobús da servicio diariamente a 800 mil personas y el Metro a 5.3 millones. A lo largo de 2013, en las 596 mil 910 butacas de Cinépolis se sentaron 75 millones de espectadores, cifra que ya se había incrementado en forma notable hacia agosto de 2014 cuando empezó la campaña de propaganda ilegal del PVEM. Un gentío similar hizo lo propio en las butacas de Cinemex.

Si el ábaco no miente, en los 197 días transcurridos desde el primero de agosto hasta ayer, viernes 13 de febrero, los anuncios ilegales del PVEM han sido vistos cada ocho minutos por 157.6 millones de pasajeros del Metrobús. En el mismo lapso, han sufrido igual tormento mil 44 millones de viajeros del Metro.

Foto: Eneas/Flickr

Foto: Eneas/Flickr

Si empleamos las estadísticas del duopolio que exhibe películas y vende salchichas a precios desmedidos, en los últimos seis meses alrededor de 42 millones de personas han visto los anuncios ilegales del PVEM en Cinépolis y alrededor de 38 millones en Cinemex.

Si entre las lectoras o los lectores aquí presentes alguien se anime a procesar los datos arriba expuestos, y toma en cuenta que la tasa oficial de asistencia al cine en México es de 2.19 por ciento, Desfiladero dará a conocer cuántas veces, desde agosto hasta ayer, hemos visto los anuncios ilegales del PVEM quienes vivimos en alguna de las 92 ciudades del país donde hay salas de Cinemex y Cinépolis.

La cifra que obtengan científicamente, y que sin duda será astronómica, palidece desde ya frente a la “denuncia” que el PRD presentó no hace mucho en la Gran Comisión del Congreso. Al decir de la diputada federal mexiquense, Joaquina Navarrete Contreras, durante los tres meses finales de 2014, la campaña ilegal del PVEM tuvo “192 mil impactos”. ¿Nada más?

Según la legisladora, el PVEM pagó –sólo en ese lapso– “unos 500 millones de dólares”, a razón de “2 millones 133 mil dólares al día”, o bien, “88 mil dólares por hora”, por machacarnos su propaganda. Asombroso, ¿no es cierto? Sí, asombroso el descaro del único partido más corrupto que el PVEM, pero no tanto como el PAN o como el PRI.

El Partido Verde Ecologista de México se promocionó ilegalmente en los cines. Foto: Internet

El Partido Verde Ecologista de México se promocionó ilegalmente en los cines. Foto: Internet

Operación de Estado

Salvador García Soto –columnista de El Universal, reputado como vocero oficioso de Manlio Fabio Beltrones–, publicó el sábado pasado un dato que ya manejaba desde octubre la empresa Parametría: gracias a su campaña ilegal de anuncios, el PVEM aumentó de 4 a 10 por ciento su intención de voto en las encuestas. ¡Un avance del 150 por ciento!

Siempre según García Soto, el PRI calcula que sufrirá un desplome tremendo en los comicios del 7 de junio. Si bien le va, ganará cuando mucho cien diputaciones, pero conservará su mayoría gracias a los obtenga el PVEM y… agrego yo, a los que logre el PRD, lo cual explica la participación del regente Miguel Ángel Mancera en la movida.

¿Quién es el máximo responsable del Metro y de los anuncios que en sus vagones y andenes se multiplican? Miguel Ángel Mancera. ¿Quién es el máximo responsable del Metrobús y de la propaganda que difunden las pantallas de sus vehículos? Miguel Ángel Mancera. ¿Quién es el máximo responsable de las casetas que el grupo Equal SA de CV coloca en las calles del Distrito Federal sin pagar uso de suelo? Miguel Ángel Mancera.

Ahora bien, para quienes todavía no lo sepan, ¿quién es el dueño de Cinépolis? Un tío que responde al nombre de Alejandro Ramírez, un joven magnate michoacano de la industria de bienes raíces, que mantiene vínculos de amistad y de negocios –a través del festival de cine de Morelia– con la familia del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, quien hasta hace poco aún pertenecía al PRD.

¿Quién, por otra parte, es el propietario de Cinemex? Un sujeto llamado Germán Larrea, principal accionista del Grupo Minera México, que contamina en forma sistemática los ríos y los suelos y los bosques y los mantos freáticos de los lugares donde extrae oro, plata, cobre y carbón. ¿Qué significan las siglas PVEM? Partido Verde E-co-lo-gis-ta de México. ¿Por qué un partido ecologista se anuncia en los cines del más temible devastador del medio ambiente?

¿Por qué el Verde cuenta con el apoyo del PRI y del PRD? Las respuestas son muy sencillas: porque el PRI, el PRD y el PVEM son tentáculos del mismo pulpo, del que también forma parte el Partido Nueva Alianza, de Elba Esther Gordillo, con el que se aliará el PRD en Guerrero y en la ciudad de México, para contrarrestar con los votos charros de los maestros del SNTE la ensordecedora rechifla moral que repudia por corruptos, ladrones y vendidos a los perredistas.

3248892391_69371b856b_b

¿Qué pitos y flautas tocan, a todo esto, los peleles que fungen como “consejeros ciudadanos” del Instituto Nacional Electoral y los provectos magistrados del Trife? Lo que hagan cuando se arrodillan en la intimidad de Los Pinos, la mera verdad, a esta columna no le importa. Lo escandaloso es que su fingida impotencia ante la campaña ilegal del PVEM –apoyada por el PRI y el PRD y el gobierno– confirma que son cómplices de una operación de Estado para engendrar, de manera fraudulenta, una mayoría legislativa que impida la renuncia de Enrique Peña Nieto, así como la adopción de medidas enérgicas y urgentes para detener y revertir la desintegración de México.

¿Qué sería lo menos que podríamos esperar de las “autoridades” electorales frente al desprecio del PVEM por las leyes vigentes? Que lo expulsen de la cancha, le impidan participar en la contienda y le quiten el registro.

Si estás de acuerdo con tal propuesta ayuda a circular esta columna. A partir de hoy, en su nueva etapa, Desfiladero se publicará tres veces por semana: los martes, los jueves y los sábados. Quienes tengan información, filtraciones, sugerencias o quejas, escriban por favor a jamastu@gmail.com o sigan en tuiter la cuenta @desfiladero132 y no permitan que la desesperación los consuma.