Ayuda al PRI: no votes

15 de mayo de 2015. Un politólogo está explicando en Youtube por qué no votar, anular tu voto o votar en blanco sólo beneficia a los partidos grandes. Roberto Duque subió a las redes un video para explicarnos qué hará el Instituto Nacional Electoral, la noche del 7 de junio, cuando se cierren las casillas y comiencen los conteos.

El especialista invita a suponer que los resultados darán estos porcentajes: 38% votos anulados a propósito, 2% votos anulados por error, 3% votos para candidatos independientes y 7% para partidos sin registro, lo cual suma un idílico 50%.

Acto seguido, el politólogo imagina que los partidos con registro obtienen estas calificaciones: PRI 19%, PAN 12.5%, PRD 9%, PVEM 5%, Morena 4.5 %, y los demás (MC, PT, Panal, Humanista y Encuentro) perderán el registro, al quedar por debajo del 3% a escala nacional).

¿Entonces para qué servirán los votos anulados de quienes apoyen las jaculatorias de los poetas besucones a favor del no voto? ¿A quién fustigarán con el látigo de su desprecio y orillarán al suicidio? ¿A los buitres del sistema? De ninguna manera. Duque lo expone así:

Una vez desechados los votos inútiles (que en este esquema ocupan la mitad del pastel), “parecería que a los partidos grandes les queda un pastel más chico, pero no es así. El IFE, como lo conocíamos antes, ahora INE, deberá sacar un nuevo cien por ciento a partir de los votos por esos partidos…

“En nuestro ejemplo, el partido que tenía 19% de la votación total sube automáticamente al doble. El que sacó 12.5% lo mismo, duplicará su fuerza electoral, y así sucesivamente. ¿Por qué? Porque la legilaslación distingue entre la votación total emitida y la votación nacional. ¿Qué tiene la nacional que no tenga la otra? No tengo la menor idea?”

¿Con que no? Pues Desfiladero descubrió lo siguiente: la votación total, como su apellido lo indica, es toda la que se deposita en las urnas, mientras la nacional es aquella que se califica como válida, luego de eliminar los votos que no sirven. Aclarado esto, sigamos con Duque.

“Con base en la votación nacional los partidos recibirán los siguientes tres beneficios. Uno: diputados plurinominales. Recordemos que de los 500 diputados federales 200 se entregan a los partidos a través de los listados de candidatos plurinominales. Dos: dinero público para los siguientes tres años. Tres: espacios en radio y televisión. En ninguno de estos tres casos, el voto nulo reduce el tamaño de las rebanadas del pastel, al contrario, las hace más grandes”.

Para ilustrar mejor su ejemplo, el politólogo multiplica por dos los resultados hipotéticamente obtenidos por los partidos grandes. Así, el PRI sube de 19 a 38%, el PAN de 12.5 a 25%, el PRD de 9 a 18%, el Verde del 5 al 10% y Morena de 4.5 a 9%. Esto se reflejará en reparto de plurinominales, dinero y espacio en los medios.

El sistema electoral, en otras palabras, está blindado contra los anulistas. Votes o no votes, los partidos con mayores recursos, arraigo y simpatizantes prevalecerán en la cancha del Poder Legislativo. Pero quienes tenemos claro que las cosas en México no pueden seguir como van, también sabemos que estas elecciones poco o nada ayudarán a frenar la devastación peñista.

No obstante, hay matices. Dos reformas les quedaron pendientes a los diputados que terminan su trienio: la privatización del agua y la creación de una asamblea constituyente para la ciudad de México. Con los resultados imaginarios (aunque no antojadizos) del politólogo, de los 300 diputados de mayoría que habrá en San Lázaro a partir de septiembre, el PRI tendrá 114, el PAN 75, el PRD 54, el Verde 30 y Morena 27.

Entre éstos, de acuerdo con las reglas de la proporcionalidad, se distribuirán los 200 plurinominales. ¿Cómo? A razón de 40 por cada una de las cinco circunscripciones en que está dividido el mapa electoral del país. ¿En qué consiste esa división?

La primera circunscripción, con cabecera en Guadalajara, comprende los estados de Jalisco, las dos Baja Californias, Sonora, Chihuahua, Durango, Sinaloa y Nayarit. Ojo a este dato. En Jalisco, Movimiento Ciudadano puede derrotar al PRI en Guadalajara y sus alrededores. En las demás entidades se mantendrán el binomio PRI-PAN. Digamos que esos dos partidos se quedarán con la mayoría de los 40 pluris, pero MC puede darles problemas.

La segunda circunscripción, tiene cabecera en Monterrey y comprende los estados del gas shale y del fracking: Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas, San Luis Potosí, así como el mocho Guanajuato y el pobre Zacatecas.

La tercera, con capital en Xalapa, se extiende por la franja petrolera de Veracruz, Tabasco y Campeche, así como por los estados con mayor población indígena, Oaxaca, Chiapas, Yucatán y Quintana Roo. La cuarta, con capital en el DF, ocupa la ciudad de México, Puebla, Morelos, Guerrero y Tlaxcala. Y la quinta, con capital en Toluca, abarca el Edomex, Michoacán, Colima e Hidalgo.

Es de esperarse que a pesar de la alianza PRI-PAN-PRD-Verde-INE, sea en la tercera y cuarta circunscripciones donde Morena obtendrá, gracias al DF, Tabasco, Campeche, Veracruz, Oaxaca y Guerrero, el mayor número de plurinominales. ¿Y qué carajos me importa?, se dirá el exasperado lector si acaso llegó hasta aquí.

Primero: no votar no sirve para nada, excepto para ayudar a los partidos grandes, incluso al fraudulento Verde que debe perder su registro, y al jovencísimo pero pujante Morena. Segundo: como el anulismo será, desde luego, muy inferior al 50 por ciento imaginado por el politólogo, las rebanadas del pastel para los partidos no serán el doble de grandes, sino bastante menos expandidas.

En la elección intermedia de 2009, los votos anulados y los votos para candidatos sin registro, o sea, los votos echados a la basura, fueron un millón 900 mil, cifra equivalente a 5.6%. El pastel de los votos válidos se achicó muy poquito, pero los partidos aumentaron su votación real así: 2% el PAN, 2.7% el PRI, 0.9% el PRD, 0.9% el PT, 0.5% el Verde, 0.1% Movimiento Ciudadano y 0.3 Nueva Alianza.

¿A quién castigaste anulando tu voto? A ti. ¿A quién beneficiaste? Al PRIAN, a los Chuchos, a Dandy Delgado, a Beto Canalla, al Niño Verde, a Elba Estiércol. Éstas son algunas ideas que bien vale la pena debatir durante los días venideros.

Sobre Polemón y la censura

La @revistapolemón nació a principios de marzo y, tras su aparición en público, ocupó el lugar 4 millones 400 mil, en todo el mundo, por número de visitas. A finales de abril ya estaba en el sitio 2 millones 48 mil. La semana pasada había ascendido al sitio un millón 999 mil. De acuerdo con nuestro web manager, el miércoles por la noche, sufrió “un ataque sin precedentes”, según la empresa que hospeda nuestro sitio.

Polemón Censura

En tan corto plazo Polemón difundió urbi et orbe la tragedia de las fosas de Iguala, pulverizó la “verdad histórica” de Murillo Karam, puso en serio predicamento las falacias de la Operación Jalisco, dio a conocer que la Policía Federal tiene una “división de actividades encubiertas e infiltración” para desaparecer disidentes y sembrar “anarquistas” en las marchas del DF.

La debilidad, y la furia histérica de Peña Nieto, es tan notoria, que Polemón dejó de existir. Pero volverá, no lo duden, y muy pronto. Cada vez que nos tiren nos volveremos a poner de pie. Mientras tanto, busquen el espejo de Polemón en Facebook y apoyen esta cuenta de tuiter, donde estoy, como siempre, a sus órdenes: @Desfiladero132

Agua para romper las pelotas

14 de marzo 2015.- Alguno de los opinócratas ligados a la casa embrujada de Los Pinos, publicó el jueves que ante el rechazo provocado por la Ley General de Aguas, el gobierno decidió dejar su aprobación “para después de las elecciones”. Esto significa que a partir del primero de septiembre el agua será privatizada sí o sí… en los cálculos del régimen.

La banda que administra la demolición de las ruinas en que convirtió a México, tiene una deuda de gratitud con quienes, como Javier Sicilia, insisten en que nadie vote el 7 de junio. Para complacer a esa gente, lo anunciaron ayer, el mero día de los comicios habrá un partidazo de futbol: Televisa contra Tv Globo (o Brasil contra México).

Aliviados de los sustos de la semana pasada, los “consejeros ciudadanos” que dirige con imborrable sonrisa el señor de la basura orgánica, Lorenzo Córdova Vianello, han vuelto a conciliar el sueño gracias al repudio que atrajo la atención del público antes y después de la imposición de Eduardo Medina Mora como juez de la Tremenda Corte, pero también gracias también al despido de Carmen Aristegui por órdenes de Peña Nieto.

Peña Nieto y Javier Sicilia. Foto: Internet

Peña Nieto y Javier Sicilia. Foto: Internet

Las nubes negras que las ocultaron momentáneamente, de ninguna manera reducen ni disminuyen la complicidad de las “autoridades” electorales, en la estrategia golpista patrocinada por el gobierno y –valga la redundancia– Televisa, para posicionar al Partido Verde como una arrolladora fuerza emergente que le quitará votos a Morena y le dará diputados incondicionales al PRI, para garantizar la privatización del agua.

Entendámonos: el presidente puede sacar del aire a Carmen Aristegui, pero nada ni nadie sacará del aire los anuncios ilegales del Partido Verde en todas partes, ni mucho menos suspenderá el reparto de vales canjeables por medicinas que el tucán maldito sigue y seguirá llevando a cabo hasta el día de la votación.

Al PRI le falta una sola reforma “estructural” para culminar el desmantelamiento de México, y ésa es precisamente la que legalizará la privatización del agua, en función de las actividades extractivas tanto de petróleo y gas shale, como de oro y plata en las minas a cielo abierto.

Un pozo excavado en una zona como el desierto de Coahuila, donde a mil o dos mil metros de profundidad hay rocas en forma de pelotas de ping pong rellenas de gas natural, necesita entre cinco y veinte millones de litros de agua, unidos a una mezcla de productos químicos, arena y explosivos, para ocasionar una detonación subterránea que rompa esas pelotas y libere el gas que contienen.

Cada gobierno que llega parece que trae su propia caja de sorpresas. No es así. En los círculos donde viven los dueños del mundo, hace ya varias décadas se viene preparando la explotación del gas shale en México. Así lo prueba el megaproyecto hídrico llamado Monterrey VI, que fue planificado por Vicente Fox, avanzó durante la carnicería de Felipe Calderón y ahora está en manos de los contratistas de Higa.

Proyecto Monterrey VI, en el río Pánuco. Foto: elhorizonte.mx

Proyecto Monterrey VI, en el río Pánuco. Foto: elhorizonte.mx

Monterrey VI pretende desviar el curso del río Pánuco, en la Huasteca de Tamaulipas, y reconducir el agua, desafiando la ley de la gravedad, en una trayectoria ascendente, para que se derrame a menos de mil metros sobre el nivel del mar, en el valle que corona el Cerro de la Silla.

Obra disparatada y ambiciosa como pocas se han visto… en el papel…. Monterrey VI fue concebida, según Fox y sucesores, como una respuesta a la sed africana que amenaza a la capital de Nuevo León, construida que fue sobre un vergel que, a lo largo del siglo XX, desecaron los fabricantes de cerveza.

Con sus más de cuatro millones de habitantes, Monterrey desde luego necesita cubrir su creciente demanda de agua potable. Sin embargo, el objetivo verdadero del megalómano proyecto no es ése. En realidad, una vez que el agua sea utilizada por la regia mancha urbana, continuará su viaje, ahora en trayectoria descendente, hacia Coahuila.

Como en Coahuila no hay agua –y falta sobre todo en la región colindante con Texas, donde se supone que se encuentran los yacimientos más grandes de gas shale–, el proyecto Monterrey VI, pensado, insisto, en el sexenio de Fox, surtirá todos los millones de litros de h2o que requieran los pozos de fracking.

En consecuencia, la Ley General de Aguas establecerá dispositivos legales para criminalizar a los campesinos huastecos cuando les roben el río Pánuco, y sus cosechas se resignen a esperar las lluvias, y sus estómagos se desacostumbren a alimentarse con peces.

Para criminalizar de igual modo a quienes luchan desde hace años en Jalisco en contra de la presa El Zapotillo, también será aprobada la Ley General de Aguas. Y lo mismo ocurrirá con quienes se oponen a la presa de La Parota en Acapulco. Y a muchos atropellos ecocidas más.

Por la gracia de esa ley general irán presos, si tienen la fortuna de que no los desaparezcan, quienes traten de impedir que el agua destinada al ser humano sea vertida en tinas de lixiviación, y revuelta con toneladas de arsénico para generar cianuro, el veneno que separa las partículas de oro y plata de los fragmentos de rocas que antes de ser dinamitadas eran montañas.

Es la última reforma que le falta a Peña. Como se puede apreciar no es, sin embargo, enchílame otra. Es una reforma complementaria sin la cual, simplemente, no podría funcionar la reforma energética. El ejemplo de Monterrey VI y los yacimientos de gas shale en Coahuila así lo demuestra.

Sólo por lo que tiene ver con la inminente privatización del agua, las elecciones del 7 de junio son ya un plebiscito de interés universal. No votar, para después besar en señal de protesta, es votar de antemano a favor de la Ley General de Aguas. La protesta real, efectiva e irreductible que podemos emprender en forma inmediata, es la que exija y logre la descalificación del Partido Verde o la renuncia de los consejeros del INE. O ambas metas.

Acuerdo de la Conagua y el gobierno de Nuevo León. Foto: Internet

Acuerdo de la Conagua y el gobierno de Nuevo León. Foto: Internet

Nueva plataforma

A partir del próximo miércoles, 18 de marzo, el autor de esta página aparecerá en una nueva plataforma electrónica, dedicada al periodismo, la reflexión, la polémica, el humor, la poesía, la literatura, el arte. En el Desfiladero del martes 17 explicaré cómo se llega a ese sitio y, en un alarde de franqueza, revelaré su nombre.

En su nueva temporada, esta gustada y disgustada columna, que sale martes y jueves a las 8 pm y los sábados a las 9am, cuenta con un dispositivo que le permite viajar a la computadora o teléfono o tableta de quien desee recibirla gratuitamente. Para ello sólo tiene usted que localizar el rótulo “Sigue el Desfiladero por email”, anotar su dirección de correo electrónico y dar clic sobre la palabra seguir.

Para todo lo demás, estaré como siempre en Tuiter, en la cuenta @Desfiladero132, que aprovecha para dar la bienvenida a sus nuevos y numerosos seguidores.